home Bernal, Escritos Santa Coloma: mi vida en la parroquia y la parroquia en la vida del pueblo

Santa Coloma: mi vida en la parroquia y la parroquia en la vida del pueblo

_MG_2347-EditarVictoria Lapponi, que escribió en el año 2008 la historia que sigue a estas palabras y a quien visité y fotografié en abril de 2016,  nació el 4 de octubre de 1922. Apenas por ocho días fue su presidente Hipólito Yrigoyen y luego comenzaría su mandato, el día 12, Marcelo T. de Alvear. También ese mismo año, asumirían como Gobernador de la Provincia José Luis Cantilo y como Intendente de Quilmes, Pedro Elustondo.
Victoria fue testigo y participante activa en un hecho que fue, tal vez la última demostración de fuerza y de arrastre popular masivo de la Iglesia Católica en la Argentina: el Congreso Eucarístico de 1934. Asistió al Congreso Monseñor Eugenio Pacelli, el futuro Papa Pío XII, en el contexto de la llamada Década Infame, que insufló una renovada tendencia de “nacionalismo” católico en la argentina en el que abrevaron luego distintas y antagónicas posiciones económicas, políticas, histórica y filosóficas década después.
Algo notable de este evento es el modo en que excedió con creces la dimensión de lo religioso. Se hizo eco de la presión de las masas por ocupar espacios cada vez más prominentes en la vida pública y social. Además de Capital y alrededores de la provincia, muchos visitantes del interior del país iban descubriendo aquella cabeza de Goliat, Buenos Aires, la cual atraía como imán. Era la época de las grandes migraciones internas.
Victoria seguiría involucrada con la iglesia y con la historia. Creció y se crió enfrente de una institución católica que a la vez cobija un Monumento Histórico Nacional. Más tarde, y por muchos años, colaboró y se comprometió con ese lugar, Santa Coloma.
Este escrito, este testimonio que comparte con nosotros, “Mi vida en la parroquia”, podría también denominarse “La parroquia en la vida del pueblo”.

Silvia Marmori

Mi vida en la Parroquia

Me llamo Victoria Lapponi, tengo 85 años, nací frente a Santa Coloma el 4 de octubre de 1922. Mis padres, Asunta Pezzichini y Agustín Lapponi, llegaron al país el 11 de diciembre de 1904. Fuimos diez hermanos.
Desde chiquita aquí jugaba todo el día, y de 14 a 16, las Hermanas Verónica, Evelia y dos novicias nos daban catecismo, nos enseñaban a bordar y nos convidaban con golosinas.
A los diez años me confirmaron y tomé la Primera Comunión en la Casona. También allí funcionaba un Jardín de Infantes a cargo de las Srtas. Lila y María Ferrari, al cual, años más tarde, concurrió mi hija.
En cuanto al Culto y Sacramentos, dependíamos de la Parroquia Ntra. Sra. De la Guarda, cuyo párroco era el Padre Spadavecchia.

En 1934, en Argentina se celebró el CONGRESO EUCARÍSTICO.  El altar mayor se levantó en el Obelisco; allí recibí la comunión de manos del cardenal Eugenio Pacelli, más tarde Pío XII.

Cuando tenía 16 años se construyó el subsuelo. La cocina y el comedor funcionaban en la Casona. Donde se encuentra la Casa Parroquial había una construcción muy deteriorada, que databa de la época de las invasiones inglesas.
La hermana Isabel Pérez estuvo a cargo de la capilla, el oratorio y los talleres durante muchos años. Fue una luchadora incansable capaz de enfrentar a pesar de su pequeña figura, al más fiero de los vecinos en defensa de las chicas y la Institución.
El Padre Enrique de Rosso venía todos los domingos a celebrar misa y su Hna. Inés, también Hija de María Auxiliadora, colaboraba con la Hna. Isabel.
Sobre el subsuelo se construyó la Capilla, a la  que se accedía por la galería (donde hoy trabaja Coquita).

20160419_114256El 24 de marzo de 1968 llegaron desde Verona (Italia) los padres Roberto Zardini y Pablo Baccillieri, como Vicarios Parroquiales, ayudantes del Padre Heraldo Gómez, Párroco de la Guarda.
El 31 de mayo, monseñor Pironio, Administrador Apóstólico, creo la “PARROQUIA DE MARIA AUXILIADORA DE BERNAL ESTE” y nombró primer párroco al padre Roberto, que con 29 años fue el párroco más joven de la diócesis. Se oficializó el 2 de junio bajo la solemnidad de Pentecostés. Los sacerdotes vivían en la sacristía y atendían en el subsuelo. Comenzaron entonces los distintos grupos juveniles, manzaneras, misioneras, etc.

El 8 de diciembre de 1968 se inauguró la entrada principal del Templo, sobre la calle Roca. Y a comienzos de 1975, el Padre Luis Franchi finalizó y estrenó la actual Casa Parroquial. La galería se cerró unos meses después.

En el año 72, mi hija Mirta y Gerardo se casaron aquí. El celebrante fue el padre Roberto y estuvieron presentes los padres Julio, Pablo y Luis. La reunión se realizó en la casona. Beba y yo adornamos el Templo.
El 24 de mayo de 1977 nació Lucas, mi primer nieto y el 21 de julio de 1983 nacía Marina, mi nieta. Los dos fueron bautizados, tomaron sus Primeras Comuniones y fueron confirmados aquí por el Obispo Novak.
En el año 1992 el padre Roberto pasó a ser párroco de la Catedral de Quilmes; su lugar fue cubierto por el Padre Isidoro Psenda, quien estuvo con nosotros durante cuatro años.
En enero de 1996 llegó el padre Antonio Zurita, quien trabajó incansablemente por los pobres y desvalidos e inculcó el amor y respeto a todo ser vivo, como hijo de dios. Con él llegaron tres seminaristas que ponían en práctica el amor al prójimo, dispuestos a tender una mano  sin condicionamientos; me refiero a Carlos (Quique), Guillermo y Jorge, a quienes les agradezco su ayuda.

Unos meses antes de diciembre del 2000, el padre Antonio me dijo que tenía que hablar conmigo; fui a ver que necesitaba y mientras yo pensaba: “¿qué habré hecho?”, comenzó diciendo “mirá que tengo que nombrar ministros de la Eucaristía y en mis oraciones, el Señor siempre me manifiesta a tu persona, así que eso es lo que quiero que seas: MINISTRO DE LA EUCARISTÍA. Sentí miedo, emoción, alegría y ganas de llorar ante semejante regalo. El 8 de diciembre se oficializó el nombramiento. Mi vida espiritual experimentó un importante cambio. A medida que me acercaba a los enfermos y ancianos llevándoles la eucaristía, que esperaban ansiosos, sentía una profunda alegría cristiana. Y entonces le pedía a Dios (hoy sigo haciéndolo) ser un instrumento para llegar a los demás.

Quiero agradecer al Padre Antonio, a toda la familia que se puso tan feliz como yo, a Coquita y a Ricardo y a toda la comunidad; y pido al Señor que siempre nos tienda su mano.
Quisiera mencionar a los colaboradores de ayer y de hoy (perdón si me olvido de alguno, Dios no va a olvidar): mi madre, María Larroude y su hija Anita, María y Lila Ferrari, María Sabattini, Elena y Aurora Lapponi, Irma y Sarita Luccotti, Edith Proni, Olga Porro, Tota Bellagamba, Beba y Juan CERN, Porota y Héctor Acosta, Rossina, Ruth, Blanca y don Ramón, Luisito, Flia. Rosatto, Elena y Tito Manjón, Mabel y Rubén, Coca Gatti, Coquita Saraco, Flia Spont, Trini, Sra. Firpo, Ina, Marta y Gloria Sacco, María Rosa y Héctor, Silvia Limer, Ana María y Alicia Denice, Doña Pepa, Gachi, Ferruccio, Silvia y Omar, Francisco, Padre Damián, Adolfo Bertinelli, (hoy padre Adolfo), Bilbi, Ricardo y sus hijos, Doña María, Héctor Constestábile, Lydia y Benito, Mirta y Oscar, Meneca, Magdalena, Elena, Julia y tantos otros…

Me despido recordando que, dentro de este Templo y bajo los añosos árboles de Santa Coloma, hemos pasado cuatro generaciones: mi madre, yo, mi hija y mis nietos.
Gracias a todos

Victoria Lapponi

Mayo, 2008.

Gracias a Victoria y a su hija Mirta por recibirme y contarme…  y  gracias a Coca (a quien la narradora llama cariñosamente Coquita) por haberme permitido acceder al archivo de Santa Coloma, de donde es la foto antigua que acompaña el relato.
Silvia 

 

3 comentarios sobre “Santa Coloma: mi vida en la parroquia y la parroquia en la vida del pueblo

  1. El padre Roberto Zardini nos caso el 4 de marzo de 1966 en la parroquia San Jose de Quilmes…debe estar mal la fecha de ingreso al pais…..gracias …hermosa nota

  2. Mis abuelos fueron adolfo bertinelli .y amelia torres ..q tuvieron 3 hijos angelica amelia bertinelli (mi mama),carmen bertinelli y adolfo bertinelli (parroco de iglecia san jorge , vicente lopezy smith quilmes)vivieron enfrente de la coloma ahi me caso el padre roberto fueron bautizados dos de mis hijos … agradeceria si aguien conocia a mis abuelos si tienen algunas fotos o algun recuerdo lo publiquen gracias

  3. Yo concurría a los talleres de Santa Coloma, nos enseñaba a rezar la hermana Isabel,la profesora era la señorita Porota.
    Tengo el placer de conocer a Victoria ,a su hija Mirta y familia.
    Quiero por este medio darle las gracias por tan lindos recuerdos.
    Felicitaciones Victoria y a su familia
    Pichy Nicotra

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *