home Escritos, Quilmes Sacate el antifaz, te quiero conocer, alegre mascarita que me miras al pasar…

Sacate el antifaz, te quiero conocer, alegre mascarita que me miras al pasar…

Carnavales en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela. De 1876 a 1929.
Cuando un juez de paz en Quilmes estaba preocupado por los huevos de avestruz.

En estos días, se festejan los carnavales. Muchos no tendrán idea de qué es esto, sólo una ocasión de una obligada diversión, que no se sabe muy bien de dónde salió y a veces no nos importa.
Pero no siempre fue así.

Reglamento para los carnavales de Quilmes

Vayamos primero al Quilmes de fines del siglo XIX, y leamos detalladamente como las autoridades reglamentaban estos festejos.

Aviso de Juzgado

    Estando próximo los días de Carnaval, el que firma hace saber al vecindario:

         1-  Que las horas del juzgado serán desde las dos de la tarde hasta ponerse el sol, las que serán anunciadas por el disparo de tres cohetes voladores al empezarse el fuego y otros tres a su cese.

         2- Es completamente prohibido jugar con huevos de avestruz y otros objetos que puedan causar daño.

         3- Todo individuo que quiera salir en comparsa o con disfraz deberá concurrir al juzgado de Paz a solicitarlo, donde se le dará  una tarjeta gratis, con la que probará haber llenado este requerimiento.

         4- Los infractores a esta disposición serán penados según la gravedad del caso.

                                      Quilmes, Febrero de 1876

                                             FELIPE AMOEDO

                                               JUEZ DE PAZ

 

Parece que para estas fechas no se iban con chiquitas, ¡por suerte no abundan los avestruces en la actualidad!
Estos datos fueron extraídos del diario el Quilmeño, de febrero de 1876.

Permiso para disfrazarse

Los edictos policiales  y en este caso del Juzgado de Paz, penaban al que fuera enmascarado a una fiesta sin autorización de la comisaría. En Carnaval la gente usaba máscaras y uno de los disfraces más populares era el de Dominó, que era una gran capa con capucha y antifaz. Algunos aprovechaban el anonimato para robar. Incluso había quienes se disfrazaban de equilibristas y hacían pirámides humanas para subirse a los balcones y entrar a las casas. La autorización era una forma de control. Quienes la obtenían debían usar una medalla en un lugar visible”. Otro edicto prohibía tocar silbato por la calle. ¡Más o menos como ahora!

Berazategui, Quilmes y Florencio Varela

Muy bien, vayamos ahora a los años 20 del siglo XX. Específicamente en 1928. En la conocida y prestigiosa revista Caras y caretas, del 17 de marzo de 1928, en su número 1537, correspondiente a su año XXXI, tenemos un número dedicada al festejo de los carnaval en la ciudad de Bs. As y en los partidos del gran Bs. As., como también y en algunas provincias. De allí hemos copiado tres notas.

Berazategui

Tenemos tres imágenes:

En la primera y más grande: 16 mujeres disfrazadas de enfermeras en el palco de madera, miran alegremente al fotógrafo. Era en la calle vieja 14 y pertenecían a la Comisión Pro Sala de Primeras Auxilios.

Qué sala era ésta?  Pues ni más ni menos la Sala de Primeros Auxilios Julia Copello de Tiscornia, que según las placas de la institución, fue inaugurada el 28/04/1927. Primero funcionó en un local frente a la estación de Berazategui, alquilado a la familia Calumi. Su primer presidente fue José S. Varino. La piedra fundamental del edificio fue colocada en el año 1929. Evidentemente el corso sirvió de aviso publicitario para acercar donaciones al proyecto de la primera sala de auxilios de Berazategui.

 

En la segunda foto a la izquierda, tenemos a las señoritas Bertoia (aunque la nota aparece Bertoya) Alonso, Giménez y Echeverry en su palco. La familia Bertoia, es originaria de la Fruiria italiana, y Giménez, posiblemente sea la que esta emparentada con los Berazategui y los Van Steij. La familia Echeverri, poseía propiedades entre las Calles 14 y 21, uno de ellos Braulio Dimas Echeverri, fundó el semanario más antiguo de Berazategui, en 1925. Seguramente este periodista fue el nexo con la revista Caras y caretas.

En la tercera foto leemos la leyenda Ameno conjunto que recorrió el corso recogiendo aplausos.

 

 

Florencio Varela

En la cercana Florencia Varela, tenemos 4 imágenes

Aspecto del Teatro Palais durante el baile de carnaval efectuado con éxito extraordinario.

Niños, cuyo cochecito conquistó el premio al más original vehículo.

Señoritas de Movolisio, señora H.L. de Movolisio y esposo, en el coche que obtuvo el premio en el corso.

Comparsa de músicos, titulada ¨El Rosedal¨, que alcanzó un premio en metálico por su buena actuación.

 

 

Quilmes

La revista nos muestra aquí  fotografías, con familias caracterizadas de Quilmes.

Señoritas de Fernández, Marquet, Thonkow, Berton y Saint Pierre.

Señoritas de Giordano, Pretipino (es Prestipino con corralón, en Quilmes Oeste), Geaima (¿no será Giaimo?), Casals, Zarraza y Oquele, en su palco.

Palco “Doña Francisquita”, de las señoritas de Murua, Carranza, Guido, Valera (o Valerga) y Cabezudo.

Auto ganador del primer premio en el corso, y que fue ocupado por la familia de Suárez.

Un aspecto del buffet durante el gran baile celebrado en la municipalidad después del corso.

Conclusión.

El carnaval es un festejo que comprende el sábado, domingo, lunes y martes anterior al miércoles de Ceniza. En este día comienza la cuaresma que es un período de tiempo del calendario litúrgico que comprende 40 días de espera a la Semana Santa. Los viernes de cuaresma son de ayuno y abstinencia de carne, de allí vienen las palabras ¨carnem levare¨, o sea ‘quitar la carne’, aludiendo a la prohibición de comer carne durante los viernes cuaresmales.
Aunque en nuestra época debería ser ¨Cerveza Levare¨ y evitaríamos muchos conflictos…

 

Ing. Rodolfo Cabral

 

2 comentarios en “Sacate el antifaz, te quiero conocer, alegre mascarita que me miras al pasar…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *