home Escritos La Punta de Quilmes

La Punta de Quilmes

La Punta de Quilmes

 

Importancia histórica del trabajo de Rodolfo Cabral sobre el punto de desembarco  de los ingleses en Quilmes.


La
 Agrupación Pueblo Kilmes se siente orgullosa de publicar por primera vez a través de esta página el valioso trabajo del Ing. Rodolfo Cabral, titulado “LA PUNTA DE QUILMES. POSIBLE LUGAR DE DESEMBARCO INGLES EN 1806/1807”, sobre el muy probable, y tal vez concluyente, resultado de  investigación y  determinación del lugar de desembarco de tropas y pertrechos militares de los ingleses en su primera invasión (1806), y de víveres, en su segunda invasión (1807). El legendario, pero no olvidado del todo, “Quilmes Point”, como dicen los ingleses en sus documentos. Pero para nosotros, y desde antes “Punta de Quilmes”, que registran diversos documentos nacionales.  “Point” (o Cabo, Punta marina o saliente), que no se trata de un punto de vista, como podría interpretarse en un primer momento, sino de un verdadero y real accidente geográfico sobre la costa, y lugar observado y utilizado por los invasores como desembarco.  El asunto central que entendemos ayuda aquí a presentar y dilucidar el amigo Rodolfo en un muy completo informe es el lugar exacto de este punto de desembarco, aportando ahora más certezas que dudas. Aunque la palabra final esté dada, si es posible, por la arqueología. Es alentador que aun hoy a 175 años de los hechos de la Vuelta de Obligado (1845), por ejemplo, se sigan encontrando vestigios sobre el río Paraná, agua dulce como la de la ribera quilmeña.

Hay desde ya una historia previa que busca definir y determinar el lugar donde se inició la afrenta extranjera a nuestras tierras, que tiene tres momentos que Rodolfo repasa y muestra acertadamente, señalando sus posibles errores y estableciendo un nuevo enfoque lúcido y contrastable científicamente.

La primera, aquella que declara como Monumento Histórico en 1937 la baliza marina ubicada dentro del Club Náutico de Quilmes, determinado por intuiciones del momento y para llenar un cierto vacío histórico, que aún hoy no ha sido rectificado. Queda expuesta aquí por Rodolfo esa necesidad de declaración fútil, en plena década infame del país, establecida a 131 años después de los hechos, sin mayores fundamentos.

Y la segunda versión sobre el lugar, entendemos más aproximada a la realidad, establecida por el Lic. Héctor Alberto Bandera (2006), basado en documentos diversos y deducciones, más al Norte de dicho Club Náutico.

Y por último, la que se expone hoy por Rodolfo Cabral, con aportes nuevos pero originales que merecen leerse detalladamente, fundados con mapas antiguos y nuevos, y con instrumentos de precisión sorprendentes; el “Quilmes Point” (“Punta de Quilmes”), que ya existía como punto de vigilancia desde 1801 de la Comandancia de la Ensenada de Barragán, y según el relato del documento inglés cuando las tropas ya se habían  internado en el bañado,  a “dos millas a la izquierda” del pueblo de la Reducción con centro en la Iglesia, hoy lugar absolutamente olvidado, pero que todavía mantiene vestigios de la selva de humedal, con una rambla que se truncó allí, a pocos metros de distancia, y mantiene todavía un pálido reflejo de lo que fue su saliente marina.

Tal vez esto sea, y lo deseamos fervorosamente, un nuevo punto de partida para relocalizar y resignificar el sitio histórico, creando caminos de acceso y, por supuesto, un Museo de Sitio como corresponde que rescate nuestro pasado y nuestra conciencia de defensa de lo nuestro. 

La Punta de Quilmes

Posible lugar de desembarco inglés en 1806 y 1807

© Rodolfo Cabral

Mi gran agradecimiento a Ernesto, Jorge, Silvia, Víctor. Y por supuesto, a mi familia.

Hace un tiempo, investigando la ruta de la segunda invasión inglesa o británica, como más quieran, que va de Ensenada a Quilmes y luego a la ciudad de BuenosAires, leyendo varios documentos me encuentro con el punto geográfico: “Punta de Quilmes”.¿Es realmente el que siempre creímos o efectivamente es el que proponemos ahora en este trabajo?

La Punta de Quilmes es el lugar indicado por Alexander Gillaspie como punto de desembarco del ejército inglés de 1806 y es además el utilizado para el desembarco de las provisiones de las fuerzas de Whitelocke, en 1807. Esto último es hecho poco conocido. En otras publicaciones más antiguas, aparece sólo como un “mal puerto”.

En todas las bibliografías se habla mucho de las invasiones, de los enfrentamientos, de las trayectorias, pero no está del todo definido dónde desembarcaron en Quilmes. Esta duda, dónde es La Punta de Quilmes, es por varios motivos.

Empezaremos a estudiar estos puntos, empezando primero a través de la…


Geografía:

¿A qué se denomina Punta?

En un relieve costero tenemos accidentes geográficos, que se localizan en la costa donde hacen contacto el mar y la tierra emergida. Pueden ser abruptos, como los acantilados o llanos como las playas. Pueden ser entrantes del mar, como los golfos y bahías o salientes, como las Puntas o Cabos y penínsulas.

Normalmente en geografía una Punta o cabo es una masa de tierra que se introduce o proyecta en el mar.Generalmente un Cabo es un más grande, y Punta es un poco más pequeña.

Nombres muy conocidos de Puntas en diferentes países: Punta Arenas, en Chile; Puntas del Este, R. O. del Uruguay; Punta de Tarifa, España; Punta Tombo, en Chubut, Punta Cana, en República Dominicana, etc.

Las “Puntas” hacia el sur del Riachuelo en nuestra costa fluvial, son: Punta de Quilmes; Punta Colorada, en Hudson, Berazategui; Punta Lara y Puntade Río Santiago, en Ensenada; Punta Blanca, y Punta Atalaya, en Magdalena; Punta Indio y Punta Piedras en el distrito de Punta Indio, y nos detenemos aquí, donde la costa cambia de rumbo, deja de ser noroeste-sudeste, y cambia a la dirección nordeste-sudoeste, comenzando así a bordear el arco de la bahía de Samborombón.

Evidentemente todas las puntas costeras están identificadas, pero hay dudas razonables con la Punta de Quilmes.

Mapa con la posición de las Puntas hasta el Samborombón

punta de Quilmes

Este mapa corresponde a:
Revista de la Asociación Geológica Argentina versión impresa ISSN 0004-4822
Rev. Asoc. Geol. Argent. v.57 n.4 Buenos Aires Oct. /Dic. 2002

Evolución holocena de la llanura costera del margen sur del Río de la Plata.
J. L. Cavallotto.

Viajeros e invasores

Alexander Gillespie (1806)

Este militar inglés, que vino con la primera invasión británica, nos dejó un excelente relato sobre el desembarco y queda muy en claro que la distancia aproximada de 2 millas no coincide con la distancia de la hipotética Punta de Quilmes situada en el actual Club Náutico de Quilmes.

Recordemos que la milla, derivada de la unidad romana “Mille passus”, o sea mil pasos que para los romanos era 1481/85 ms. aproximadamente. El paso era en realidad la distancia de dos pasos, una con pie derecho y luego con el izquierdo (en ese orden, por la superstición de los romanos). Pero cada país, tenía una milla diferente, hasta que los ingleses la definieron como 1.609 ms. Y cansados de usar diferentes millas los franceses inventaron la medición con el Metro, que utilizamos la mayoría delos países.

Sólo los países como Reino Unido y EEUU, y algunos que fueron colonia de Gran Bretaña, utilizan hoy en día, la milla.

Entonces la distancia (2 millas) sería 3.218 metros, siempre tomados  aproximadamente.

También evaluamos que los integrantes del ejército, deberían llevar como mínimo, brújulas y catalejos, para poder medir las distancias, además del ojo experimentado del invasor.

Pero vayamos leyendo lo que escribió este militar:

En la tarde del 25 de junio (1806), la sección militar del armamento estaba frente a Quilmes, una punta baja de tierra situada a doce millas de buenos Aires, y en el curso de esa tarde se efectuó el desembarco de toda la fuerza efectiva con su munición para el servicio. Las fogatas encendidas en todas las alturas, y un inmenso concurso de jinetes viniendo de todos los rumbos al gran centro de la Reducción, pueblito más de dos millas a nuestro frente, denotando una alarma general y que este terreno alto era el elegido por el enemigo para la lucha que se aproxima.

Después de ver de cerca nuestra posición, nos cercioramos que estamos aislados por el momento, debido al flujo de la marea en un bajo que la rodeaba. Pero un reflujo y un avance inmediato nos colocó más allá del bajo, cerca de la orilla de un bañado verde. Nuestro ejército efectivo, destinado a conquistar una ciudad de más de 40.000 habitantes, con un inmenso cuerpo para disputarnos la entrada en ella, se componía solamente de setenta oficiales de toda graduación, setenta y dos sargentos, veintisiete tambores y 1.466 soldados; haciendo un total general de 1.635.

Retomamos la narración de Gillespie:

“El 26 (de junio de 1806) al alba, todos estuvieron sobre las armas, después de una copiosa lluvia durante la noche, que dañó unos pocos fusiles. La luz del día nos mostró el pueblito de la Reducción como a dos millas de nuestra izquierda, y una masa a pié y a caballo, con cuatro cañones en cada flanco delante de nosotros, y una densa columna de caballería rondando sobre nuestra derecha. Se formaron en el límite extremo de un profundo pero verdeante bañado y sobre un llano escogido, que se levantaba abruptamente muchas yardas sobre nuestro nivel, semejante a la escarpada margen de un río”.(I)

Consideramos que Gillespie describe las barrancas que comienzan en Ceballos y Caseros, hacia el suroeste.

El juicio al Gral. Whitelocke, enero 1808.

El gran perdedor de la segunda invasión inglesa fue el responsable de esa misión, el Teniente General Whitelocke, y gracias al juicio militar que enfrentó y a sus varias ediciones de sus textos, rescatamos dos cosas importantes, a saber: lo primero, la gran desorganización del ejército inglés en la segunda invasión,y lo segundo, tener datos desde un punto diferente, la del invasor.

Podemos afirmar que este libro (II) tiene mucha información sobre la trayectoria desde el pueblo de La Ensenada pasando por Quilmes y su llegada ala ciudad de Buenos Aires. A continuación citaremos algunas de sus páginas donde menciona a Quilmes:

Pág. 56: Punta de Quilmes

Preguntan al Gral. Gower ¿por qué no desembarcaron en la Punta de Quilmes, en lugar de Ensenada?

R: No lo sé, Yo no me ocupaba del reconocimiento del Río.

P: ¿Sabe usted quién estaba a cargo de eso?

R: El teniente coronel Bourke, intendente general, según creo. Estoy seguro que él estaba a cargo.

Pág. 63: Reducción de Quilmes

El Gral. Gower atestigua que al llegar a la Reducción de Los Quilmes, de Ensenada, solo encontró una pequeña cantidad de pan, pero era tan poco que no valía la pena dividirlos entre sus hombres.

Pág. 189: Punta de Quilmes

El Brigadier General Samuel Achmuty, informa que algunas provisiones fueron obtenidas de la flota inglesa en la Punta de Quilmes. Ante la pregunta del juez militar: ¿Que dificultad encontró para obtener la provisión de la flota? Achmuty responde: que la dificultad consistió en que “debieron haberse traído sobre un pantano de unas dos millas de ancho.

Un poco más tarde, le preguntan a Achmuty: ¿Conoce usted, por su propio saber, si se obtuvieron provisiones de la flota en la Punta de Quilmes, para el uso del ejército?

R: Debo concluir que las había, dado que se enviaron partidas para recibir provisiones.

Pág. 213: el Coronel Mahon recibe instrucciones al llegar a la reducción

Comenta en esta parte que recibió a las 3 y cuarto de la tarde del 2 de julio la orden de quedarse en la Reducción y que procure abastecimiento para sus hombres y obtenga pan y bebida de los barcos. Este coronel fue jefe militar de Quilmes, del día de 2 al 5 de julio, y debió descargar provisiones en la Punta de Quilmes, desde la flota invasora, para realizar un “depósito”.

Pág. 214: Desembarco en la Punta de Quilmes de provisiones

El coronel Mahon informa en el tribunal que recibió las provisiones, pero no en suficiente cantidad como para hacer un depósito, eran suficientes para los hombres bajo mi comando, pero no fueron más que una cantidad suficiente para una vez por día. Debido al mal tiempo, y a la oleada, no podían enviar más; por lo tanto no pudimos hacer depósito alguno.

Pregunta: Salvo el mal tiempo, ¿hubo otras dificultades para desembarcar provisiones en la Punta de Quilmes, de modo que fueran suficientes para las tropas, y para realizar un depósito?

Responde Mahon: Había una ciénaga considerable, que dificultaba y además entendí de uno de los capitanes de la Armada, el Capitán Corbett del Nereide, que no había galleta en cantidad suficiente a bordo de los barcos anclados.

Pág. 215: Punta de Quilmes.

Mahon comenta: Que no entro en la ciénaga (suponemos el bañado de Bernal), pero el capitán Corbett, que lo cruzó, me dijo que llevar provisiones era muy practicable.

Pregunta a Mahon: ¿Bajo la inspección de qué oficial de la comisaría de intendencia se desembarcan las provisiones y se entregaron en la Punta de Quilmes y Reducción?

Responde: Un caballero joven, de nombre Bullock, podría decirlo.

Después de comentar el estado de la tropa, y que si bien la distancia no era mucha, pero era muy dificultoso traer la artillería.

Pág. 219: Llegaron a Quilmes el 2 de julio

El coronel Mahon, responde que llegó a la Reducción pasadas las cinco de la tarde del 2 de Julio y que ese día marcharon entre 9 y 11 millas (entre 14,4 a 17,6 Km.) y se detuvieron el 3 y el 4 de julio en la Reducción.

Pág. 247: Distancia de la armada a la Punta de Quilmes.

En el juicio mencionado se le pregunta al Contralmirante George Murray: ¿A qué distancia de la costa podían acercarse los transportes en la Punta de Quilmes?

Responde: Pienso que podían acercarse aproximadamente una milla (1.609 ms.), dado que había un canal a ese lado del Río; pero la profundidad del agua es muy variable ya que oscila por los vientos y disminuye súbitamente, siete u ocho pies (2,1-2,4 ms) cuando hay viento Nornoroeste.

Aquí nos indica cuáles eran las condiciones de navegabilidad de esa zona de Quilmes, con un gran conocimiento de las profundidades. Lo cual implica un espionaje previo en la zona, para conocer ese canal de entrada.

Víctor Gullotta, nos comenta: “Es destacable decir que ese “canal” al que se refiere Murray podría ser una de las tantas entradas que, para quienes conocemos de chicos los secretos de la ribera, son los pozos de arena o hundimientos que se formaban, peligrosos para los bañistas, cuando venían las subientes.  En ningún momento Murray habla de lo que podría ser la desembocadura del arroyo Manzano, que venía desde la relativa planicie del bañado en sí, y escurría sobre la costa, que habría sido una de las bases desde la que se formó posteriormente la ancladura del Club Náutico de Quilmes”.

Pág. 252: Desembarco en la Punta de Quilmes.

Al ser llamado nuevamente  Tte. Coronel Torrens, y se le pregunta: porque no desembarcaron en algún otro lugar para ser utilizados durante la expedición?

Responde: La Punta de Quilmes, bajo (la) Reducción, era el único punto donde podían ser desembarcados después; pero no fueron desembarcados allí.

Preguntan: ¿Sabe usted la razón por la cual no fueron desembarcados?

R: No lo sé.

P: ¿No se hubiera desembarcado en la Punta de Quilmes, si esto hubiera sido aconsejable?

R: Por mi conocimiento, no puedo decirlo; yo no estaba allí.

Después continúan por otros temas.

Pág. 269: Provisiones en Quilmes

Se le pregunta a Joseph Bullock sobre las entregas de hechas al ejército durante la marcha a Buenos Aires, a lo que responde: que se especificó en los recibos que he entregado esta mañana; también hubo algunas provisiones desembarcadas en la Quilmes.

Esos remitos de la marina inglesa, confirma la cantidad de alimentos desembarcados en la Punta de Quilmes.

Pág. 322 y 323: Punta de Quilmes

Sir Samuel Achmuty es convocado nuevamente, y se le pregunta: ¿No hubiera sido la Reducción un puesto favorable para la retirada del ejército, haciendo del Riachuelo su línea defensiva y la Punta de Quilmes su lugar de reembarque?

R: Si el ejército hubiera estado obligado a retirarse, supongo que la punta de Quilmes, aguas debajo de la ciudad o el (puerto de) Conchas (Tigre), hubiera sido el lugar adecuado para el reembarque.

La pregunta tiene la finalidad de demostrar que Whitelocke no coordinó la posible derrota, y no buscó un lugar donde estar a salvo de las fuerzas criollas, o pensar en un posible reembarque seguro en Quilmes.

Más tarde se le pregunta: ¿Cómo podría haber llegado la Armada, y particularmente las cañoneras y los bergantines, a la costa de la Punta de Quilmes?

R: No lo puedo decir con detalle. Las cañoneras creo, hubieran podido llegar cerca de las playas. La Armada, en general, pienso debió haberse desplegado más abajo a cierta distancia.

Achmuty, no menciona que en la primera invasión inglesa se desembarcó con botes los grupos de soldados en la Punta de Quilmes. Así bajaron a la playa unos 1600 soldados en 1806.

Pág. 401 y 402: Punta de Quilmes

Es convocado nuevamente el contralmirante Murray, se leen los cargos contra Whitelocke, y el auditor general, pregunta: La carta que ofreceré como prueba, dado que el Tte. Gral. Whitelocke no realiza objeción, es la copia de una carta que el almirante Murray recibió el 2 de julio. La carta, que se dice que fue escrita por orden del Tte. Gral. Whitelocke, solicita al almirante avanzar desde la Punta de Quilmes a la ciudad.

R: Para enviar los transportes río arriba

Se lee la carta: 

                                                                                                                          Reducción, 2 de julio de 1807 

Estimado Señor: 

El general me ha ordenado comunicarle nuestros planes y pedirle asistencia para bien del servicio en el cual estamos mutuamente comprometidos. Desea, en primer lugar, toda la cantidad de galleta, cerdo y alcohol que pueden sostener a 1.400 hombres por tres días, que se desembarque inmediatamente, y que un navío que contenga provisiones se deje anclado cerca de este lugar.

Nuestro ejército ahora está en su marcha para bordear el Riachuelo y llegar a Buenos aires desde el oeste. El general desea, por lo tanto, que parte de su escuadra llegue allí en el transcurso de este día, juntamente con la artillería de reserva, barcos, y barcos almacén, dado que probablemente se necesario comunicarnos y recibir abastecimientos, si el país fuera arrasado a causa de nuestro ataque, hubiera impedimentos por el mal tiempo, u otras causas.

Estamos en buen espíritu, aunque algo fatigados.

Soy, su seguro servidor.

Firmado                                                                                                Rich, Bourke Tte. Coronel

                                                                                                              Subintendente general

Esta carta de gran valor histórico nos relata, primero, que fue escrita en Quilmes, el 2 de julio de 1807. Al día siguiente de ser tomado el pueblo de Quilmes, que se encontraba abandonado, se pide alimento para 1.400 hombres, y estos alimentos más el alcohol se desembarcó en la Punta de Quilmes. Pues la retaguardia del ejército inglés se quedó en la Reducción desde el 1° al día 5 de julio, fecha en que partió a la Ciudad de Buenos Aires para reforzar el ataque invasor. Y suponían que, si ganaban, podría haber falta de alimentos. Por eso quería los barcos de provisiones cerca de la ciudad.

Además, menciona que están cansados y lo que no dice es que algunos sectores estaban hambrientos.


Quilmes invasiones inglesas


detalle de recorrido

 

Otra copia inglesa de la trayectoria en la segunda invasión.

En estos relatos separados del libro podemos encontrar muchos datos referentes a los movimientos de los británicos en Quilmes, poco divulgados en los libros de estudios secundarios en nuestro país. Es una verdadera lástima.

Plano de Francisco Mesura, en 1810.

plano de Mensura

En este plano, que se dibujó a partir del plano del reconocido agrimensor Francisco Mesura, se representan bastante bien los caminos, pero no se tiene en cuenta los rumbos, que no son todos paralelos como se indican. En el camino inferior, que pasa por la iglesia dibujada, es el que tomaron los ingleses para llegar a Quilmes.

Francisco Mesura, trabajó en su profesión desde el año 1804, y estuvo en la distribución de chacras de Quilmes en 1818 y en las de Lomas de Zamora en 1821. Mensuró propiedades en Monte, Castelli, Magdalena y en Azul, entre otros partidos. (III)

plano de Geodesia

Plano de la Dirección de Geodesia, Ministerio de Obras Públicas de la Pcia. de Bs. As., donde se señala La Punta de Quilmes, que está más al norte del pueblo de Quilmes. También se nota una división de caminos. Además, se indica Punta Lara, en Ensenada.


El piloto Andrés de Oyarvide

En una nota sobre la primera invasión inglesa escrita por Craviotto y Nicholson, en 1944 (IV), dan una información en el siguiente párrafo:

La punta baja de tierra, frente a Quilmes, según la carta publicada por la Dirección Hidrográfica de Madrid en el año 1812, de acuerdo a trabajos realizados con anterioridad por el entonces teniente de fragata Andrés de Oyarvide, y frente a la cual fondeó la escuadra inglesa atacante, referida a nuestra costa actual, se encuentra en el lugar determinado por las coordenadas geográficas siguientes: Lat. 34° 42’ 19”; Long. W. 58° 14′ 02”, localizado por la baliza Hidrográfico del Ministerio de Marina. (a).

                                    

El Gobierno de la Nación, a pedido de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos, declaró “lugar histórico”, en Quilmes, al “lugar en que desembarcaron las tropas inglesas que después fueron derrotadas en Buenos Aires (25 luminosa del Club Náutico Quilmes por el Servicio Junio 1806).” (b)

  1.  (a) — H5, N° 37, Nota de Mayo 20 de 1937, del Jefe del Servicio Hidrográfico del Ministerio de Marina al Presidente del Museo de Quilmes de Antaño: “De acuerdo a su atenta nota de fecha 4 de Mayo “del corriente, solicitando la localización de las puntas Quilmes “y de Colares, me es grato manifestar a Ud. que en la Carta del “Río de la Plata que se adjunta, se han indicado en tinta roja las “coordenadas geográficas de las puntos Quilmes, Colorada (Colares) y la chimenea de la Cervecería Quilmes…”. De la citada carta del Río de la Plata se han tomado los datos que consigna más en el texto, en valor y ubicación sobre el terreno.
  1. (b) — Conf. “Boletín de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos”, año IV, N° 4, Bs. Aires, 1942, pág. 571, y mismo boletín, año V, N° 5, Bs. Aires 1943, acta del 8 de junio.

En el primer párrafo se menciona la conocida Carta esférica del Río de la Plata, que en 1812 el depósito Hidrológico de Madrid publica con la firma de su compilador: el piloto Andrés de Oyarvide, realizado en el año 1804.

Este navegante vasco español, recorrió el Río Uruguay, conoció las Cataratas del Iguazú, Las Misiones orientales, Río Grande del Sur, el Rio Pepirí Guazú y el de Bacalay. Releva el Río de la Plata, entre la Ensenada de Barragán y el Puerto de Montevideo. Fallece en una misión militar tratando de encontrar una flota inglesa, frente al Cabo Polonia, hoy R. O. del Uruguay, al comienzo del año 1806. Un banco de arena se llama Bajo de Oyarvide en su honor, que se encuentra en el lugar del naufragio. También lleva su nombre una isla frente a la de Martín García, perteneciente a la Pcia. de Bs. As.(V)

Volviendo a la nota de Craviotto y Nicholson, se menciona que frente a la Punta de Quilmes, fue el punto de invasión de la flota inglesa en 1806 (y agrego que también se descargaron provisiones en 1807, para las tropas de Whitelocke, según la documentación de su juicio militar), y se dan unas coordenadas de la baliza hidrográfica del ministerio de Marina, pero la nota aclara que fue en el año 1937, respondieron a una nota de mayo de ese mismo año, proveniente de las autoridades del Museo Quilmes de Antaño ( desde 1954 Museo Alte. Brown, en Bernal), que solicitaban la posición exacta de la Punta de Quilmes y la Punta Colares. Este pedido fue realizado 131 años después de la primera invasión. Pero muchas cosas sucedieron y cambiaron en esos años: la apertura de la calle Otamendi; la instalación del tranvía; la inauguración del destacamento de Prefectura, el Club Náutico Quilmes; de la rambla y el consecuente loteo de los Hnos. Fiorito (1908); el sindicato Cóndor, posteriormente La IMPA (Taller Regional Quilmes, hoy Área Material Quilmes); la llegada de miles de turistas, que cambiaron la fisonomía de esa parte de la costa, más el muelle de cemento por la costa del náutico hasta la costa de Bernal, trabajo que quedó inconcluso.

Al buscar más información sobre este tema, encontramos que la Playa de Quilmes y La finca de Santa Coloma (VI) son lugares históricos, y que el primer sitio de los mencionados, fue nombrados por decreto N°120.411 del 21 de mayo de 1942 y declarado Monumento Histórico por decreto Nº 30.838 del Poder Ejecutivo Nacional de fecha 10/12/1945 a pedido de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes.

Pero en el libro de Carlos Vigil no encontramos referencias físicas de la Punta de Quilmes. Y volviendo a la carta de Oyarvide, la cual reproducimos en su totalidad y también una parte de la misma carta ampliada, no encontramos la posición exacta de la Punta de Quilmes, solo su nombre.

Consideramos que la Comisión Nacional de Museos y Monumentos al declarar lugar histórico en 1942 se comete un error y la Punta de Quilmes es la que mostraremos más adelante.

Batallas del Alte. Guillermo Brown, en el Río de la Plata.

Demos una vuelta por Quilmes, en la época de la Guerra con el imperio del Brasil. En el nombre de las batallas navales, podemos ver que figura Quilmes, algunas veces.

Pero vayamos solamente a las batallas navales:

  1. Punta Colares, 09/02/1826, es la desembocadura del Arroyo Las Conchitas, actual Berazategui
  2. Colonia del Sacramento 26/02/1826)
  3. Fragata Nictheroy, 10 y 11/04/1826
  4. Fragata Emperatriz 27 y 28/03/1826
  5. Banco de Ortiz02/05/1826
  6. Los Pozos 11/06/1826
  7. Quilmes 29 y 30/07/1826
  8. Juncal 8 y 09/02/1827.
  9. Punta de Quilmes 24/02/1827.
  10. Carmen de Patagones 07/03/1827, batalla donde el militar Martín Lacarra, con todo el pueblo venció a los barcos del Imperio del Brasil.
  11. Monte Santiago 7 y 8/04/1827
  12. Ensenada 05/06/1827)
  13. San Blas 21/09/1827
  14. Ensenada 15/01/1828
  15. Refriega en la costa de Quilmes 17/02/1828
  16. Punta Lara I 22/02/1828
  17. Costa de Castillos entre abril y mayo de 1828•
  18. Bajíos de Arregui 29 y 30 /05/1828
  19. Punta Lara II 16 y 19/06/1828

De ellas estudiaremos las tres que corresponden a Quilmes

  • 7 – Quilmes 29 y 30/07/1826
  • 9 – Punta de Quilmes 24/02/1827
  • 15 -Refriega en la Costa de Quilmes 17/02/1828

El N° 7 es la más conocida de estas batallas navales, que tienen en Quilmes muchas conmemoraciones, una de ellas es el nombre del Museo Alte. Brown en Bernal, inaugura el 29 de julio pero de 1954; dos calles llamadas Almte. Brown, el barco 25 de mayo en el Escudo Municipal de Quilmes y varias escuelas con el nombre del marino irlandés. Al parecer fue frente a Quilmes, pero recordemos que en ese año Quilmes abarcaba un territorio mayor que el actual, pues iba del Riachuelo hasta el arroyo del Gato. Pero la pregunta fundamental es:¿porqué uno es de “Quilmes” y otro de la “Punta de Quilmes”? Evidentemente eran áreas distintas que se podían diferenciar.

2º COMBATE

El 2° Combate de Quilmes ocurrió el 24 de febrero de 1827, batalla que es conocida como la de “Punta de Quilmes“. (VII)

Cinco naves republicanas navegaban desde la Isla Martín García hacia Buenos Aires, cuando sorpresivamente se encuentran con 24 naves imperiales cerca de las costas de Quilmes. El combate terminó con la huida de la flota brasilera, una de sus goletas destruida y muchas bajas. Seguramente los marinos argentinos, muy duchos en navegar las costas, veían claramente un sector especial de Quilmes, porque combatían muy cerca de la costa, utilizando como defensa la poca profundidad de las playas y las naves del imperio eran de gran calado, tenían miedo de encallar y ser presas de las naves republicanas argentinas (como paso en la Batalla de Juncal), además eran construidas especialmente para que flotaran, porque si tocaban fondo su gran peso podía romper las uniones de los barcos. Así que gracias a la gran experiencia de Brown, por navegar en esas aguas de poca profundidad resistimos la invasión del imperio.

Al igual que en las invasiones inglesas, la poca profundidad, el mal tiempo en junio, y gracias al ímpetu patriota de nuestros soldados y marineros, y por supuesto del pueblo, vencimos primero a los ingleses y segundo al Imperio del Brasil.

3º COMBATE

El 3° Combate de Quilmes tuvo lugar el 17 de febrero del 1828, también llamado “Refriega en la costa de Quilmes”. El bergantín de origen estadounidense de nombre “Sicily” al servicio de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 17 de febrero fue atacada por tres buques imperiales, encallando en el lecho del Río cerca de Quilmes.
Al rescate acudieron desde el puerto de Buenos Aires seis goletas y seis cañoneras, al mando del capitán Nicolás Erézcano. Al llegar al “Sicily” sostuvieron muchas horas de fuego contra dos bergantines, un bergantín-goleta y seis goletas.
El comandante de la armada imperial, el inglés James Norton, a cargo del bloqueo de Buenos Aires, resultó herido en una pierna y sufrió doce bajas entre sus hombres.
A las 21 hs. y debido a la dificultad de rescatar al “Sicily”, y como era la costumbre, incendiaron la nave.

Fin de la Guerra con Brasil

La República ganó muchas batallas contra el Imperio, pero la victoria política fue para el Brasil, que con el embajador inglés en Buenos Aires obtuvo la independencia del Uruguay, motivo principal de la contienda. Ganamos la guerra, pero perdimos nuestra provincia oriental. Las aguas de Quilmes fueron testigo de varias batallas, pero la de La Punta de Quilmes, es otra prueba que en esa época era una masa de tierra muy visible desde una distancia corta en el Río de la Plata.


Camino al Río de Quilmes.

 

Aquí trabajaremos sobre otro tema complementario al principal.

¿Cuál es la fecha en que se habilitó el camino al Río por la continuación de la calle Rivadavia, que se llama Augusto Otamendi? Ambas, con el mismo rumbo o dirección.

Según el libro de José Andrés López (VIII), en el capítulo “El Camino a la Ribera”, se indica que antes de 1868 el camino no existía como tal, que gracias a este municipal, Otamendi, recién se abrió para los visitantes al río.

En el capítulo del mismo libro, llamado “La Ribera”, se menciona que: “Para él había solo sendas de herraduras, practicables durante el verano e inaccesibles el resto del año; era menester acercarlo, ponerlo en contacto con el pueblo por medio de un buen camino de acceso”. O sea, no era un camino fácil de acceder y prácticamente no existía.

Continuando en el mismo capítulo se menciona la fecha de 1867 como la del comienzo de los arreglos municipales en el camino al río. La otra fecha importante mencionada es la de 1872, pues la inauguración del ferrocarril sirvió para que se pusiera de moda. A los que llegaban en el tren, “oxigenaban” la vida social del Quilmes de Antaño.

El historiador Manuel Ales en uno de sus libros(IX), en el capítulo de los arroyos, menciona al del “Medio” y el de “Los Manzanos”, que estaban en el bañado cerca de la costa, que impedían llegar a la ribera, más en tiempo de lluvias y sudestadas.

En otro libro, Manuel Ales (X) nos menciona en el capítulo “Camino al Río”, como la Municipalidad y sus sucesivos presidentes o intendentes, el arreglo del camino al Río era un tema fundamental. Y tras fracasar años tras año, en 1889 en un anota dirigida a Nicolás Videla, al estar este camino en un estado deplorable, se solicitó macadanizar el camino. Y en esa ocasión, tampoco se realizó.

En el libro de Marcelo Traversi (XI), tenemos los siguientes relatos sobre el Río: “Los pescadores” (Pág. 47); “Baños en el Río” (Pág. 119); “El manzano” (Pág. 160).

Y finalizando el libro, hay un capitulo llamado “Deporte náutico”, con dos de los tres cuentos breves, en donde se nombraba al arroyo El Manzano cuando todavía no se había rellenado y dificultaba el tránsito hacia el Río.

En “Los pescadores”, no se habla de la calle Otamendi, sino de las carretas de los pescadores con las cuales llevaban sus productos a la ciudad de Bs. As., donde estaba el mayor centro de consumo, lo hacían por la playa, o por el bañado cuando estaba alta la marea.

En “Baños en el Río”, las niñas de las familias “bien” de Quilmes iban al río a bañarse en los días de calor, con carruaje y cochero y hablaban del camino sembrado de pozos. Era el año 1889.

En “El Manzano”, se menciona que este arroyo podía llegar a un metro de profundidad y se utilizaba para fondear las embarcaciones deportivas de algunas familias quilmeñas. Se cuenta que en año 1908 hubo una gran inundación donde el agua llegó a la barranca quedando tapado el único acceso, un puente sobre el arroyo “El manzano”. Esto significaba que la calle Otamendi, se utilizaba con más frecuencia y el tranvía en esos días no podía llegar al río. En el año 1907 fue creado el destacamento de Prefectura en su ubicación actual.

Con este resumen queremos indicar que el camino al río de Quilmes es muy posterior a las invasiones inglesas, nos animamos a decir entre los años 1860 a 1872.


Prefectura

Los antecedentes de la Prefectura en Quilmes vienen de la época de la Colonia.

Como se sabe en el pago de la Magdalena en el año 1666 se estableció La Reducción de la Exaltación de la Cruz de los Indios Quilmes, vencidos y obligados a caminar hasta la costa sur del Gran Bs. As.

En 1776 la gobernación de Buenos aires fue constituida en Virreinato. El orden del territorio estaba en manos de los Alcaldes de la Hermandad que ejercían los poderes de la Justicia y de Policía.

En 1784 se establece el partido de Quilmes, que abarcaba desde el Riachuelo hasta el arroyo del gato y desde la costa hasta los límites con el partido San Vicente. Desde esta fecha Los Alcaldes de Hermandad, por estar en un estado ribereño, ejercieron las funciones de autoridades marítimas, por delegación, sobre todo para la prevención y represión del contrabando, tan común por estos lugares, que no pagaban tributo a las finanzas coloniales. Nada nuevo bajo el sol.

El contrabando que se efectuaba en contra del monopolio español era favorecido por las grandes extensiones de costa sin funcionarios para cubrir las zonas. Años después las funciones de policía portuaria la ejercían en esas ocasiones los Jueces de Paz, los comandantes militares o los jefes de Guardias.

En Quilmes, se ha encontrado que en el año 1771 existió un funcionario con el nombre de Comandante de la Guardia de los Quilmes, cargo que ejerció en ese año Juan de Arraga, que por orden de la circular emitida por el Virrey de Vértiz, el 21 de febrero de 1771, ordenando “la vigilancia costera de su jurisdicción ante la presencia de dos sumacas y una chalupa portuguesa con intención de descargar géneros de contrabando y embarcar productos de la provincia debiendo llevar a cabo la investigación correspondiente…”(XII)

El mencionado comandante Arraga fue notificado en el Pueblo Real de Santa Cruz de Quilmes, el 24 de febrero de 1771.

Encontramos en otra fuente que Juan José de Arraga, estaba casado con Doña Juana Inés Lobato, y que fue teniente de la Asamblea de Caballería. (XIII)

En varios documentos se pueden apreciar los avistajes de embarcaciones y procedimientos por contrabando efectuados en la jurisdicción por estos funcionarios , y son nombrados por ejemplo los arroyos “Largo”, “Las Cañas” (en el Bañado de Bernal); “Doña Lorena”; “Las Vueltas”; El puerto natural de Colares (arroyo de las Conchitas); el Paso “de Giles” y el monte de Ballesteros.

Y ahora vamos a lo importante: en 1801 la responsabilidad de la vigilancia de las Costas del Río de la Plata desde la Punta de Quilmes hasta el Puerto de la Ensenada estaba a cargo del comandante de la Ensenada  de Barragán. (XIV)

O sea, había una división de la vigilancia en el Río de la Plata a través de un punto geográfico como lo era la Punta de Quilmes, pocos años antes de las invasiones inglesas.

En 1812 se decide la extinción de la Reducción, llamándola Pueblo de Quilmes.

En forma posterior las funciones de autoridad marítima, donde éstas no existían, las ejercía el Juez de Paz local, o los Jefes del resguardo nacional, quienes tenían la delegación de la Capitanía del Puerto de Bs. As.

Sigamos, en 1834 el Juez de Paz y comandante militar de Quilmes, Juan Manuel Gaete, entrego a la Capitanía del Puerto de Bs. As. (desde ahora CPBsAs) un lanchón que fue encontrado en la ribera del río de Quilmes.

En 1845, el Juez de Paz y Comisario de Quilmes, Manuel Gervasio López, el 31 de octubre de ese mismo año, entregó a un individuo a la CPBsAs, por robo de un bote.

El mismo Juez de Paz, al año siguiente informa sobre la varadura de un bote que vino a Quilmes, a buscar leña por orden del jefe de la Subdelegación de la Boca del Riachuelo.

Otra vez, el mismo Juez de paz, en 1848, solicita al CPBsAs, armamento y municiones para vigilar la costa del partido.

En noviembre de 1859, otro juez de Paz, Francisco Lozano, entrego a la CPBsAs, 4 individuos que desertaron por malos tratos del capitán de su barco.

En 1862, el mismo funcionario nuevamente entregó a la CPBsAs un bote con 5 marineros desertores, que fueron detenidos en las proximidades del arroyo Las Cañas.

Aquí se menciona nuevamente al arroyo Las Cañas, el cual es nombrado en el trabajo del Lic. Bandera, y en los mapas antiguos, cercano a la Punta de Quilmes en el Bañado de Bernal. Los marineros desertaron por las crueles condiciones de trabajo, se escaparon del barco, posiblemente de noche y desembarcaron en La Punta de Quilmes y esperaron en las proximidades, llevando el bote al mencionado arroyo de Las Cañas para estar más seguro que en el Río.

En 1863, la administración nacional, unifica las capitanías de puertos y todas las subdelegaciones, en una Capitanía Central de la Republica.

En enero de ese año de 1863, el Juez de Paz, Andrés Baranda informó que se capturó a marineros franceses desertores, y envió los detenidos a Bs. As.

Desde1881 la Capitanía General se denominó Prefectura Marítima y la capitanía o subdelegación, Subprefectura del Puerto de….” de lo que correspondiese.

Finalmente en 1906, aparece en los papeles el proyecto del Destacamento de Quilmes.

El mismo comenzó en una precaria casa de madera el 1° de octubre de 1907, a cargo del Ayudante de 3° Luis A. Alegre y a un cabo de nombre José Molina.

El personal se incrementa a 4 marineros el 1° de enero de 1908, continuando en sus funciones el ayudante Alegre, hasta el año 1913.

En 1912 se instala otra casa de madera en mejores condiciones que la anterior y un lugar apropiado.

En septiembre de 1935, el Jefe de la Ayudantía, Enrique Brignones, solicita por nota al intendente Oliveri un terreno municipal en el Balneario de Quilmes, destinada a la construcción de un nuevo edificio para esa dependencia. El pedido fue confirmado en diciembre de 1937 por la Municipalidad. La prefectura toma posesión en mayo de 1938 y comienza la construcción del nuevo edificio en agosto de 1939. El mismo fue entregado en el año 1940.

¿Por qué nos detuvimos comentando la historia de destacamento de la Prefectura de Quilmes?

Porque la apertura de la calle Otamendi, y el posterior servicio de tranvía, generó con el tiempo una mayor concurrencia de visitantes a la costa, no solo de vecinos y pescadores, sino también de quienes practicaban deportes con veleros. La creación de la mencionada delegación de la Prefectura y posteriormente la inauguración del Club Náutico Quilmes, en abril de 1921, como lo comentó en su libro Marcelo Traversi, a través de sus recuerdos, constituyeron hechos fundamentales en la actividades de la zona.


Club Náutico Quilmes
 


Hablamos un poco de la Prefectura que comenzó muy humildemente en 1907, años después en abril de 1921, fue inaugurado el Club náutico Quilmes (en adelante CNQ). Este club tendría sus orígenes en el arroyo “El manzano” que según los relatos de Marcelo Traversi, servía de lugar de reunión, donde se pescaba, se bañaba a nado los caballos, y se fondeaba todas las embarcaciones de deporte.(XV) Las primeras al parecer, eran: Golondrina, Rayo, el Argentino y Quilmes. Este arroyo, que en época de lluvias, llegaba al metro de profundidad, estaba cerca de la casilla del Destacamento de lo que sería la Prefectura y por su cauce entraba un bote a vela para traer las provisiones para el personal a cargo.

El bote Rayo era de Alberto Machado, la Golondrina de Marcelo Traversi, el Quilmes fue de Aníbal Benguria; el Argentino en cambio, era de propiedad de un grupo de once amigos.

Cuando el arroyo “El manzano” ya no alcanzaba para fondear todas las naves, seguramente fue necesario crear el CNQ. En este club se reconoce que comenzó a la vera de un zanjón ampliada a pala por los primeros socios. La primera obra fue la apertura de un canal de 9 m. de ancho por 70 m. de largo. Luego fue ensanchado a 12 m.,por 130 m. de largo. En la década de los años 20, se realizaron muchos trámites ante el Municipio, la Provincia y el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, para la construcción de un puerto mejor.

En 1927 se envía a construir un carro para sacar las embarcaciones al río y una planchada de madera para utilizar el carro con un caballo, y que podía ser usado por autos.

En esa misma época se anuncia la construcción de las dársenas y de una rotonda

Nos detenemos aquí en la historia del Club Náutico de Quilmes, evaluando que utilización de la calle Otamendi generó la creación de nuestra Prefectura y posteriormente del CNQ.


El libro de Héctor Bandera, 2006


Esta publicación del año 2006 (XVI), fue una revisión de los hechos de las invasiones inglesas, a 200 años de lo que derivó en los dos desembarcos en las costas de Quilmes, donde el Lic. Bandera da a conocer su tesis que el punto de desembarco inglés podría estar más al norte del Club Náutico Quilmes, para coincidir con las dos millas mencionadas por Gillespie y por otros militares ingleses. El menciona punto, es para Bandera, la continuación de la calle Las Heras con su intersección con la costa de Bernal aproximadamente.

En esa ocasión,el 10 de junio del 2006, tuve el privilegio de ser uno de los presentadores del libro, en la Librería“El Monje”, en la calle Alsina. Al Acto asistieron Juan Carlos Lombán, Pino Maneiro, Claudio Mangifesta, Guillermo “Cuco” Ñañez, y muchos vecinos más.

En ese momento era una teoría fresca y que coincidía con muchos de los puntos de la bibliografía que se conocían.

En junio del año 2010, Bandera editó de nuevo su libro ampliado, al que incorpora un plano en la página 22, donde se explica su teoría.

Hoy curiosamente complementamos la propuesta de Bandera, sumando un nuevo hecho, cuál sería la probable ubicación Punta de Quilmes, a través de textos, mapas nuevos y antiguos.

ARGENGUIDE N°14

En el plano N 14 de esta colección de Argenguide, encontramos hace un tiempo mirando la costa de Quilmes, con el amigo Rudi Varela en Avellaneda, más bien la costa de Bernal, muy cerca de la calle Espora, un cabo o una punta que choca con las aguas del Río de la Plata. Evidentemente comparando este plano con una imagen satelital, está al mismo tamaño que la escollera del Club náutico. Las dimensiones de estos accidentes geográficos han variados a través de los años, sobre todo por la construcción de la rambla Fiorito y su continuación hacia Bernal, por detrás de la IMPA hasta llegar a un punto donde se detuvo, en las cercanías de la base de una de las torres de Alta Tensión.

Esta forma parecida a una letra “Jota” se encuentra en varios mapas de Quilmes, algunos recientes,  que seguramente utilizaron una plantilla antigua de la costa de Quilmes. Un ejemplo es el mapa N 14 de Argenguide, que compré en un local de la calle Hipólito Yrigoyen de Quilmes.


Punta de Quilmes, Marzo de 2019


Ribera de Bernal

Notamos en la primera fotografía, de febrero de 2014,  una punta de tierra con arbolado desde la finalización de la calle Espora, en la ribera de Bernal.
En la segunda, imagen, más reciente del año 2019, vemos la misma punta de tierra, desde la base de una torre de alta tensión, hacia el Noroeste, siguiendo la línea de la costa de Bernal.


Mapas de Quilmes en la actualidad

Aysa 2019

 En un folleto de la firma AYSA, Estado de Obras Partido de Quilmes, del año 2019, encontramos en varias de sus páginas, un modelo de mapa que se repite en varias hojas, mostrando distintas obras. Tomaremos una de ellas y marcaremos la posible Punta de Quilmes, el Club Náutico Quilmes y el Pejerrey Club. Encontramos, otra vez de un mapa que seguramente esta copiado de uno anterior donde se visualiza la forma que sería la Punta de Quilmes. Si comparamos su tamaño relativo, sería más grande que la escollera del Club Náutico.

AYSA mapa

Plano de la Municipalidad de Quilmes, con indicación de los asentamientos

Otro plano, también utilizado por la Municipalidad de Quilmes, donde se ve sin lugar a dudas la forma de la Punta de Quilmes. Y hay muchos ejemplos similares.



Mapa Topográfico de la costa de Quilmes


En este mapa topográfico de Quilmes actual, vemos que en la zona de la Punta de Quilmes es más pequeña y redondeada que en las más antiguas y corresponde en forma exacta a la lonja de tierra donde está ubicada la planta de tratamiento de aguas Gral. Belgrano, adyacente a la cava gigantesca de agua sobre la autopista. Es lo que consideramos la Punta de Quilmes.

El Cantón de Ourracarriet

En varias libros y documentos se habla del Cantón Independencia, en las barrancas de Quilmes, donde en la segunda invasión, los barcos que iban a desembarcar en la Punta de Quilmes, al ver a la batería en la barranca, ante el peligro de que sus barcos fueron atacados, pusieron proa al sur y se dirigieron a La Ensenada de Barragán, dónde desembarcaron. Eso lo ratifica en el juicio de Whiteloche, en 1808.

Repasaremos las menciones al Cantón en las publicaciónes más conocidas.

  • …”Estaba situada en la loma, entre las calles Castelli, Las Heras , Mitre y Paz actuales; en ese lugar existió después el Cantón o bien El Cantón Independencia, como solía llamársele, que fue cuartel de milicias y guardia de la caballada durante muchos años después; demolido el viejo edificio, hace más de 35 años ( en el prólogo del libro se menciona el año 1961) aparecieron armas viejas y restos varios de años muy anteriores, así como algún proyectil de cañón, de calibre y características de fundición muy semejante a los que se emplearon en los cañones de aquella época”… (XVII)
  • …”Don Miguel Ouracarriet era aquí uno de los carreteros mejor equipados. En su casona “El Canton” situado en el borde de la barranca, tenía amplias habitaciones, grandes galpones para depósitos de mercaderías y forrajes, y pesebres con cabida para muchos animales…

Para cierre del portón de entrada de las carreras usaba una bala de cañón unida a una cadena, dejada por las tropas de Beresford, que ocuparon su casa. Motivo de la denominación “El Cantón”, por su dueño y todos los quilmeños”… (XVIII)

 

Si bien en el párrafo anterior de Traversi, hay datos, falta la dirección en la barranca, en el plano topográfico de 1856 (XIX), encontramos que los solares del 56 al 59 , que ocupaban la manzana comprendida por las calles Moreno, Colon, San Martín y Conesa, pertenecían al carrero Martin Ouracarriet, enfrente de la manzana del Bicentenario. Según el libro de Traversi, los carreros utilizaban las plazas para sus vehículos, así que es lógico que viviera enfrente, pero esa zona no es la barranca. Así que puede ser que viviera enfrente de la plaza y tuviera más instalaciones para sus carros, más lejos.

3 …”Entre las calles Alberdi, Las Heras, Mitre y Cevallos, estaba el llamado “Cantón de Ourracarriet”. Según datos que me proporciono el Dr. Craviotto, tal nombre le venia del hecho que allí hubo una batería que se instaló, después de la primera invasión inglesa, al mando de Ramón Acuensa.

En la época de Rosas y aun algunos años después, fue cuartel de milicias, o sea, un acantonamiento, y de allí lo de cantón”…(XX)



En el plano anterior, tenemos marcados las posibles ubicaciones del Cantón Independencia, uno mencionado por Craviotto y el otro, por Manuel Ales. También se marcó la cuadra de la casa de Martín Ourricarriet del Plano de Goldar, para tener las posiciones relativas.

Otra tema es, ¿porqué el Cantón se construyó en la barranca mirando al bañado de Bernal?, específicamente a donde decimos nosotros que está la Punta de Quilmes, muy cerca de la finalización de la calle Espora en el Río de Bernal.

¿No hubiese sido mejor que su construcción mirara a la posición que se menciona en todos los libros de Quilmes, en la posición del actual Club Náutico de Quilmes?

¿Por qué no se levantó el cantón en Rivadavia y Belgrano, por ejemplo?, mucho más cerca del punto de desembarque y más cerca del pueblo, en un lugar estratégico de la barranca? Suponemos que se sabía que el único punto utilizable, era esa masa de tierra para desembarcar en lanchones, en Bernal.


Distancias de La Punta de Quilmes

Mapa Nº 1. Versión CNQ

En el mapa Nº 1 , tenemos las distancias aproximadas entre el CNQ, que en 1937, sería presuntamente la Punta de Quilmes, el Cantón Independencia (letra C) y la posición de la Iglesia Inmaculada Concepción, que era el centro del Pueblo de Quilmes.


Mapa Nº 2. Versión de Bandera.

En este nuevo mapa, colocamos la versión del Lic. Héctor Bandera, indicando las distancias aproximadas entre el CNQ, la Punta de Quilmes según Bandera (proyección de la calle Las Heras, sobre la costa), el Cantón Independencia y la posición de la iglesia de Quilmes.

Comparando los dos mapas, notamos que la distancia Iglesia – CNQ (en el mapa Nº 1) e Iglesia – Punta de Quilmes (Bandera) es prácticamente igual, con muy poca diferencia. Este valor de 2700ms, corresponde a 1,73 millas terrestres (1 milla =1.609 m.)



Mapa Nº 3. Nuestra hipótesis de la Punta de Quilmes.


En este último mapa, la distancia Punta de Quilmes – Iglesia es de unos 3150 m, (1,95 millas) prácticamente las dos millas que escribió el oficial Alexander Gillespie al cruzar el bañado de Bernal, en el lluvioso y frío día del 26de junio de 1806.

Nuestra teoría es que los invasores desembarcaron en la Punta de Quilmes, cerca de la actual calle Espora, cruzaron el bañado de Bernal recorriendo una distancia de unos 2.100-2.200ms., y se enfrentaron a las fuerzas criollas encabezadas por el Subinspector Pedro de  Arce, en las barrancas de la calle Cevallos, de allí, llegaron al centro del pueblo, a la iglesia tomando el pueblo, y luego avanzaron a la ciudad de Bs. As.

Finalmente comparamos el plano de Argenguide y Earth Google.

Aquí vemos en el plano Nº 14 de Argenguide y una vista de Earth Google, la línea roja es la misma en las dos imágenes. En la vista aérea no se visualiza la Punta, que sí aparece muy clara y en forma de pico de ave en la guía de caminos.


Conclusión


Dejamos al lector, al interesado en la historia local, que piense y estime todos los hechos mencionados en este estudio donde tocamos la posibilidad que la famosa Punta de Quilmes, sea ahora lo que quedó de un pequeño cabo en Bernal, muy cerca de la calle Espora. Se realizó un pequeño repaso, sobre el tema geográfico de la Punta de Quilmes; sobre los viajeros y su vez invasores en estas latitudes. Aquí solo relatamos los comentarios de Alexander Gillespie, un militar inglés, que vino en la primera invasión con Beresford, y descendió en la Punta de Quilmes, como también reproducimos todos los comentarios del Juicio de Whitelocke, referentes a la Punta de Quilmes, o alguna mención de interés sobre Quilmes. No hemos mencionado a Lancelot Holland, otro militar británico que relata la segunda invasión, porque descendió en Ensenada, y todo el trayecto hacia la ciudad de Buenos Aires, lo hace por tierra,  y no tiene ninguna importancia por ahora sobre nuestro punto de interés.

También hicimos una mención de entre todas las batallas que hubo contra el imperio el Brasil, de las tres que se libraron en las costas de Quilmes, siendo de importancia la segunda, que se llamó El Combate de la Punta de Quilmes. Interpretamos que se denominó de esa manera porque existía algo en la costa que la diferenciaba, para llamarla de ese modo y no solamente Quilmes.

Continuamos a través de relatos de conocidos escritores de la época, cómo se construyó el camino al Río de Quilmes, llamado Av. Augusto Otamendi, y cómo este camino generó con el tiempo un Destacamento de la Prefectura Nacional Argentina y el conocido Club Náutico Quilmes, con breves relatos de la historia de esas instituciones.

Citamos al libro de Héctor Bandera, pues consideramos a este trabajo como una continuación y conclusión con búsqueda de la verdadera posición de la Punta de Quilmes, la cuales corroborada por la guía Argenguide Nº 14, de Latinbaires Editores SRL, que utilizó seguramente un viejo perfil de la costa de Bernal y Quilmes, donde se muestra una saliente en Bernal, en la posición que afirmamos que es la Punta de Quilmes. Esto también es reforzado por los planos de la empresa Aysa, en uno de sus boletines, en sus nuevos proyectos en instalaciones del año 2019.

También consultamos un mapa topográfico muy actual del sitio https://es-ar.topographic-map.com/maps/ppbu/Quilmes/ en el cual encontramos una saliente, mucho menor que la de Argenguide y de Aysa, pero en la misma posición, pues en los años transcurridos y por las obras realizadas en la costa por las ramblas y las escolleras, pudo deformarse la misma, quedando lo que muestra esta última vista.

Finalmente analizamos el llamado Cantón de Quilmes, a través de tres historiadores y escritores costumbristas, como lo fueron Craviotto, Manuel Ales y Manuel Goldar. Traversi, en su Estampas de Antaño, solo la menciona por sus características pero no da la posición, ni siquiera aproximada, y nombra a Miguel Ouracarriet, y no como Martín Ourracarriet como Goldar.

Mientras reunía material, visitaba el Departamento de investigaciones navales de la Armada Argentina (casa Amarilla, en CABA) copiando planos antiguos, me preguntaba: ¿puede ser que con el tiempo nos hayamos olvidado de la Punta de Quilmes, que tengamos una posición equivocada desde el año 1937, en que la Marina dio la posición del club Náutico como la Punta de Quilmes? Pero la guía de caminos, la empresa Aysa y planos de la Municipalidad de Quilmes, utilizaron ese perfil de la costa, por lo tanto nos entusiasma a seguir en la búsqueda de que esta teoría sea verdadera. Sería muy interesante, que un equipo arqueológico investigara en “nuestra Punta de Quilmes” y en el bañado de Bernal para ver si encontramos monedas extranjeras, armas, algún elemento bélico como balas de cañón, municiones, hebillas, o cualquier otro indicio que corrobore esta teoría. Lógicamente han pasado más de 200 años, pero algo en el bañado de Bernal, podría estar esperándonos. También este trabajo se puede complementar con los trabajos de agrimensores, que midan bien las distancias.

Consideramos que si esta investigación llega a buen término, y se demuestra la posición de esta punta, podría colocarse un Hito, un monumento para indicar los desembarcos británicos en 1806 y 1807, se alcanzaría las condiciones para realizar turismo histórico en esta zona de Quilmes, para  los visitantes puedan acercarse a esa parte de la historia de la costa de Bernal.

 Rodolfo Cabral

                                                                                                                                            26/08/2020     

Notas:

I – Guillespie, Alejandro. Buenos Aires y el interior. A-Z Editora. 1994. Es tomada de una traducción de 1921, de Carlos A. Aldao.

II – Versión completa del Juicio al Teniente General Whitelocke. Londres, 1808. Editorial Evivern : Buenos Aires, 2007.

III – Recalde, José Martín. Evolución de la función social de la agrimensura en el Río de la Plata. Biblioteca del Agrimensor. Julio 1999. Pág.125.

IV – Craviotto, José A. y Barrera Nicholson, Cesar. La Invasión inglesa de junio de 1806 al virreinato del Río de la Plata.  Antecedentes históricos del hecho y desarrollo del mismo hasta el comienzo del avance ingles sobre Buenos aires. Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Quilmes”. Año 1º – Tomo 1 Enero – Julio 1944 Imprenta América. Quilmes 1944.

V – Bertocchi Moran, Alejandro: El Piloto Andrés de Oyarvide y su labor en el Río de la Plata, Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, 6, UntziMuseoa-Museo Naval, Donostia-San Sebastián, 2009. –747-762.

VI – Vigil, Carlos. Los Monumentos y Lugares históricos de la Argentina. Editorial Atlántica: Buenos Aires. Segunda Edición. Año 1959. Pág.89 y 91.

VII – Historia Marítima Argentina. Vol. IV. Pág.272.

VIII – López, José Andrés. Quilmes de Antaño. En el lomo dice Tomo I. Sin datos de la editorial, ni fecha de edición. De 356 páginas. Años mencionados 1903, 1915, 1916, 1917, 1918.

IX – Ales, Manuel: Quilmes de fin de siglo. Año 1966.

X – Ales, Manuel. Remembranzas Quilmeñas. Serie Archivos y Fuentes de Información Dirigida por Carlos G. Maier. Quilmes. Año 1970.

XI – Traversi, Marcelo. Estampas de antaño. El Ateneo. Año 1949.

XII – Historia de la Prefectura Zona río de la Plata y sus dependencias subordinadas. Tomo II Edición 2009. Prefectura Naval Argentina.

XIII – Fernández de Burzaco, Hugo. Aportes bio genealógicos para un Padrón de habitantes del Rio de la Plata. Volumen AB. Buenos aires 1986.

XIV – Historia de la Prefectura Zona Río de la Plata y sus dependencias subordinadas. Tomo II Edición 2009. Prefectura Naval Argentina. Pág. 397.

XV – Traversi, Marcelo. Estampas de antaño. El Ateneo. Año 1949. Pag.160

XVI – Bandera, Héctor Alberto. Quilmes y las invasiones inglesas, El Monje Editor. 2006.

XVII – Craviotto, José A. Historia de Quilmes desde sus Orígenes hasta 1941. Pàg.63

XVIII – Traversi, Marcelo. Estampas de antaño. El Ateneo. Año 1949. Pàg.95.

XIX – Plano Topográfico del Pueblo de Quilmes de 1856.Actualizado para 1890 por Manuel ales, en 1963.

XX – Ales, Manuel. Quilmes de fin de siglo. Año 1966. Pág.47

15 thoughts on “La Punta de Quilmes

  1. Hola. Muy interesante trabajo. Aprovecho a contarte que hace unos 30 años (tal vez algunos más) en una gran bajante del río aparecieron los restos de un barco de madera, grandes costillas, y muy antiguo. Yo llegué tarde porque estaba creciendo pero logre acercarme y verlo de cerca. Uno de mis amigos que había llegado antes saco un gran clavo de unos 15 cm. Su ubicación era (mirando hacia el rio) a la izquierda dem CNQ y a la derecha de lo que llaman en este trabajo la Punta Quilmes. Siempre me queda duda sobre ese barco.
    Saludos!

    1. Hola Sergio: si la memoria no me falla, en 1987, hubo un bajada de marea muy grande. Y creo que en el Sol, lei que encontraron restos de un barco de madera. Era por mayo, y generalmente los 30 de mayo hay una gran sudestada o una gran bajante del rìo.
      Nuestro Rìo de la Plata, fue escenario muchos incidentes de barcos, frentes a las costas de Quilmes.
      Saludos
      RC

  2. Me parece un muy interesante trabajo que agrega luz a un tema controvertido en la historia de Quilmes. Es una excelente investigación, Cabral consultó mucha documentación édita e inédita para fundamentar sus afirmaciones. De modo que está muy bien documentada su hipótesis. Y me parece pertinente la propuesta final. Felicitaciones.

  3. Muy buena investigacion, sin lugar a dudas pone de manifiesto que la teoria acerca de la posicion de la Punta Quilmes es absolutamente factible. si tenemos en cuenta que la erosion y los cambios en la ribera son reales si consideramos el factor tiempo y ademas los cambios ocurridos por acciones humanas hasta el presente entonces si podemos afirmar que caben pocas dudas.
    Otro dato que podria tener importancia en la consideracion de distancias es que normalmente en el ambiente marino, utilizamos la milla nautica que a modo practico tiene unos 1.800 metros ( 6,000 pies) en la lugar de la milla terrestre que es de 1,600 metros aproximadamente.
    Estoy de acuerdo en que el luigar deberia ser declarado de interes historico.
    Felicitaciones por el buen trabajo.
    Jorge Alberto Zima
    Cp.100T (Master)
    USCG-Aux FSO-PE Fl.63
    Miami Fl.USA

  4. Excelente trabajo y muy bien documentado. Felicitaciones.
    Le daré difusión por nuestras redes institucionales. Abrazo
    Lic. Pablo A. Vázquez
    Secretario
    Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *