home Escritos, Patria Grande Mineros del Potosí

Mineros del Potosí

 Potosí, en Bolivia,  es uno de los mayores centros explotadores de estaño y plata.
Actualmente, se gestan grandes proyectos de concentración de minerales de baja ley (sobre todo desechos de plata, acumulados desde épocas coloniales) y derivados.

En 1545, cuando  Potosí formaba parte del Alto Perú, se encontraron importantes vetas de plata en el Sumaj Orcko (“El cerro magnífico”) bautizado al poco tiempo como Cerro Rico.
Tras cinco siglos de explotación y convertido en un colmenar de miles de socavones, aun produce plata,

 En sus entrañas, a más de 4000 m snm, tomé estas imágenes de la mina Candelaria.

La mayor parte de los mineros trabajan en ‘cooperativas’,  pero lo que sacan al día es lo que llevan a casa. “Legalmente esto es una cooperativa de mineros pero cada uno es algo así como un pequeño empresario”.  Al bajar 80 m, ya hay 40ª de temperatura y el aire es casi irrespirable.  El visitante debe caminar casi agachado (la altura de los túneles no es tan grande), moverse rápido y cuando se escucha el ruido lejano de la vagoneta, hay que buscar refugio contra las paredes porque vienen cargadas a una velocidad imparable. Difícil también para fotografiar, por la oscuridad y el reflejo de la luz de los cascos. 

Pero para los trabajadores, las  jornadas de trabajo son interminables.
En el interior profundo, dédalo de túneles, se encuentra El Tío, una deidad de la cultura y tradición boliviana y del noroeste argentino. En la oscuridad, lo llenan de serpentinas y banderines. Arrojan color y algo de vida allá donde no la hay ni se la espera. Es considerado como el Dios del Inframundo y, a la vez, está profundamente enraizado con la Pacha Mama. Gobierna los bajos mundos, ofreciendo a los mineros protección y éstos, católicos y creyentes tanto de Jesús como de El Tío,  le ofrendan cigarros, hojas de la coca y alcohol. 

Comentarios “Mineros del Potosí

  1. Gracias por esta posibilidad de acercarnos a ese mundo/inframundo tan distinto a nuestras realidades. Descubrir rostros, vestimentas y actividades que de otra manera no podríamos nos ayudan a comprender y respetar la historia y el pensamiento de quienes tan lejos de nosotros están.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *