home Escritos, Ezpeleta La Fábrica de Carne de Nelson – 1ª Nota

La Fábrica de Carne de Nelson – 1ª Nota

Mal llamada saladero (no lo era pues aquellos eran de tecnología muy primitiva), esta industria de los hermanos Nelson revolucionó las exportaciones argentinas  ya que contaba con cientos de equipos que para la época constituían un verdadero adelanto en la industria del frío. Se le decía adiós al tasajo y comenzaban los envíos de carnes en conservas y congeladas, que mantenían todas sus propiedades a lo largo de los viajes en barco hasta Europa y a EE.UU.

Pero empecemos por el principio:

En una serie de notas describiremos la historia política de esta industria, a través de documentos provinciales, expedientes de la municipalidad de Quilmes y notas periodísticas de medios extranjeros referentes a la Fábrica de carnes de Nelson (que llamaremos desde ahora, por sus iniciales: FCN).

También hablaremos de las condicionales laborales de los obreros de la FCN; datos no conocidos, no tratados y hasta sospechamos que algunos  fueron ocultados. Tocaremos ese tema a través de uno de los actores del drama laboral de esta FCN y reproduciremos  una carta conmovedora de una mujer.
Esta industria tiene dos méritos. Ser la iniciadora través de sus requerimientos de materia prima, elementos para la construcción de las instalaciones y la necesidad de mano de obra especializada, de la estación ferroviaria de Ezpeleta en Quilmes y del pueblo de San Salvador, otrora de Quilmes,  que desde 1960 pertenece al Municipio de Berazategui.

un plano de enero de 1892 inédito de la Dirección de Geodesia, del Ministerio de Obras Públicas de la Pcia. Bs. As., del agrimensor Paulino Silva, donde se ven croquis de las instalaciones industriales de FCN.
Un plano de enero de 1892 inédito de la Dirección de Geodesia, del Ministerio de Obras Públicas de la Pcia. Bs. As., del agrimensor Paulino Silva, donde se ven croquis de las instalaciones industriales de FCN.
Hoja 392, del 1er libro del HCD de Quilmes, de 1891.
Hoja 392, del 1er libro del HCD de Quilmes, de 1891.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenzaremos con una crónica de documentos de la FCN:

NOTAS  REFERENTES  A  FÁBRICA  DE  CARNES  CONSERVADAS

 HIGHLAND  SCOT  CANNING  CO.

 

1889 –       ¨            LA  HIGHLAND SCOT CANNING COMPANY LIMITED      –   

                                       FABRICA DE CARNE  CONGELADA.-

 

      En  1889, en la costa del arroyo Giménez, entre las estaciones de  Ezpeleta (nombre del teniente coronel Severo Ezpeleta, ayudante del General Mitre en Pavón en la campaña del Paraguay, propietario de las tierras donde se levantó la estación )  y  Berazategui, en terrenos que después fueron de D. Juan Stanfield  y hoy ocupa la Ducilo S. A., productora de rayón, se instala una gran fábrica de carnes conservadas la  “Highland Scott Canning Company Limited “, posiblemente en ese momento el establecimiento de esa índole de mayor importancia en Sud América, pues solía faenar dos mil animales por día y contaba cerca de dos mil  obreros. Ezpeleta era entonces un pueblo de diez mil habitantes.- La fábrica quebró por fallas en su administración y en su dirección técnica, o por sabotaje,   pues su cargamento se descompuso en pleno océano, en el  vapor que lo conducía y los obreros y empleados que residían en  Ezpeleta  tuvieron que abandonar esta localidad en busca de otra en donde encontrar trabajo.—

 

BERAZATEGUI – Datos para su Historia –  CARLOS GRAU – 1RA EDICION 1953; 2da Edición a cargo de Eduardo Rodríguez Avellón, 1994; 3ra Edición a cargo de Rodolfo Cabral, 2001

 

 

1890 –  ¨   John  Maddox solicitó permiso para iniciar las obras del establecimiento, en

campos de Stanfield, margen derecha del arroyo Giménez; bajo el pomposo

nombre de  Fabrica de Carnes Conservadas – la firma giraba como  “ Highland

Scot Canning Company “ – no paso de ser un mal saladero, que descargaba

Líquidos residuales en el arroyo, dejó de tener sistemas adecuados para evitar

Los innumerables perjuicios ocasionados por técnicas deficientes, reunió

obreros en cierto número de instalaciones calificadas como grupos de

conventillos y varias letrinas fue multada seriamente por violar disposiciones,

entre ellas la de carecer de habilitación y recibir ganado sin las

correspondientes guías;  hizo necesario la instalación de un puesto policial

ante los continuos desordenes;  debió ser clausura  da por la autoridad

sanitaria de la provincia y,  finalmente,  en 1892,  abandonó el lugar,  quedando

solamente los restos del edificio no terminado,  en la cuál no   existieron nunca

instalaciones frigoríficas. Sus actividades – como saladero y fábrica de guano

se desarrollaron entre  mediados de 1890 y últimos meses de 1892 y las

sanciones fiscales se iniciaron cuándo, en violación de disposiciones

legales, se vendía carne de animales, allí faenados.-

 

Craviotto – Quilmes a través de los años. pag.294 1966, Municipalidad de Quilmes.

 

 

1890-Ene-23  ¨   Juan Nelson pide al ferrocarril un desvío de la línea principal cerca de

la  Estación Ezpeleta, uniendo al establecimiento para la elaboración de carne

conservada a edificarse.—          Archivo  Levene   – 1890 – 407 – B – 14 – 610   

 

 

1891-Mar-12  ¨   Se autoriza á la Scot Highland, a construir un desagüe cloacal hasta

la  cañería de la cloaca máxima.-                      H.C.D. libro de actas Nº1 Pág. 323.

 

 

1891–May–16 ¨  Solicitud del Ferro-Carril en el expediente del pedido de la Highland

Scot  Canning Co. Por desvío al establecimiento.-

Arch. Levene 1891 -E-12-1298  

 

1891-May-27  ¨ Solicita permiso para la colocación de un cable telefónico desde la

Estación el Ferro-Carril hasta sus oficinas, todo en el Puerto de la Ensenada.-

Arch. Levene 1991 – N – 10 – 1622 

 

1891–Ago–13 ¨   (nt-66)  Una nota de Hugo Nelson, Gerente de la  Highland Scot

Carning Company, Solicita se deje sin efecto la multa impuesta por la

Intendencia á dicha Sociedad, por supuesta defraudación al impuesto de

Abasto.–  Paso a estudio de la  Comisión de Hacienda.-

H.C.D. libro act. Nº1 Pág. 349.

 

1891–Set–5  ¨  (nt-67)  La Comisión de Hacienda se expide en la solicitud del señor

Hugo Nelson, Gerente de la Highland Scot Carning Company, pidiendo se deje

sin efecto una multa impuesta por la Intendencia, aconsejando no se haga

lugar el reclamo del Sr. Nelson,  por haber la Intendencia procedido

rectamente.-

Visto el informe,    se resolvió no hacer lugar á lo solicitado,  pasando á sus

efectos a la intendencia.-                            

                                                                                                             H.C.D. libro actas Nº 1, Pág. 353

    

1891- Nov-12  ¨   (nt-70)   El Señor Intendente manifestó que las medidas adoptadas

por la Intendencia, para hacer desaparecer las emanaciones pútridas que se

desprendían del Saladero y Fabrica de Carnes Congeladas establecida en

Ezpeleta,  dando lectura al efecto de las siguientes notas pasadas al Gerente

de dicha Fabrica, y Comisario de Policía del Partido.-

Quilmes, Noviembre 14 de 1891 (sic).-      Al Señor Gerente de la

Highland Scot Canning Company,  Don  Hugo  Nelson:  comunico a Ud., á sus

efectos, que desde mañana 12 del corriente á las 12 del día, el Saladero y

Fabrica de Conservas de  que es Ud. Gerente,  cesará en todos sus trabajos,

hasta tanto se halle dotada de las instalaciones necesarias para hacer

inofensivos los residuos de su elaboración, colocándose en las condiciones de

los decretos del P. E. de fecha 16 de Octubre de 1871 y 10 de Diciembre de

1890, y Ordenanza de esta Municipalidad de 10 de Abril de 1888 sobre

Saladeros, Graserías é industrias clasificadas de incomodas é insalubres.-

En cuanto a los residuos orgánicos que fermentan al aire libre en ese

establecimiento y cuyas emanaciones pútridas hacen insoportable la vida en

todo el partido, siendo además un grave peligro para la salud pública,

procederá Ud. Á destruir ó transformar en productos inofensivos, dentro del

termino de diez días, de la manera mas adecuada para evitar que su

destrucción ó transformación ocasione ningún daño al vecindario.-     No podrá

recomendar los trabajos, sin permiso de esta Municipalidad, que por medio de

una comisión científica verificara si se ha colocado su establecimiento en las

condiciones de las disposiciones antes citadas.-

Quilmes,  Noviembre  11 de 1891.  Señor Comisario de

Policía del Partido de Quilmes, comunico a Usted, que esta Intendencia, ha

ordenado al Gerente de la fabrica de Carnes Conservadas Don Hugo Nelson,

por medio de nota adjunta, que hará Ud. Llegar á su destino á la brevedad

posible, que desde mañana a las 12 Horas. Deben cesar los trabajos de  su

establecimiento, por ser las emanaciones pútridas de sus residuos en

fermentación, un ataque al bienestar y un peligro para la salud pública, orden

que hará  Ud. Cumplir por la fuerza Policial  si  hubiere sido desatendida .—

= “ Que posteriormente se había presentado el Gerente de dicha Fabrica,

pidiendo el permiso necesario para poder continuar los trabajos de

Congelación, de los animales que ya tenían preparados, evitándose así, su

descomposición .

=  Que la Intendencia no ha tenido inconveniente alguno en darle el

permiso solicitado, prohibiéndose en absoluto la matanza de animales, no

siendo para el consumo de los obreros, fijandosele hasta el número de tres

animales vacunos y quince ovinos para poder matar por día y á este solo

objeto, hasta tanto dicha Fabrica no se ponga en condiciones higiénicas,

debiendo nombrarse una Comisión Científica, para que informe antes de su

reapertura, si esta en las condiciones que establecen los Decretos y

Ordenanzas, antes citadas.—

H.C.D. Libro de Actas  Nº 1, Pág. 392.

 

Con estos datos, muchos inéditos, concluimos la 1er nota de la FCN.

Ing. Rodolfo Cabral

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *