home Bernal, Escritos, Quilmes Casa Deyá: marca quilmeña que se diluyó en el tiempo.

Casa Deyá: marca quilmeña que se diluyó en el tiempo.

Don Sebastián Deyá e hijos.
Si a muchos jóvenes les nombramos los diferentes negocios del centro de Quilmes, seguramente los conocerán a todos, pero si decimos DEYA, seguramente muy pocos lo conocerán.
Pues bien, esta historia es para esos jóvenes y para los que alguna vez compraron en algunas de las sucursales de Don Sebastián Deyá e Hijos, en Quilmes, Bernal o Berazategui.

deia

Historia
En el año 1912, un matrimonio de mallorquines, Sebastián Deyá y Coloma Genestar de Deyá, quienes el 28 de octubre de ese año desembarcaron en el puerto de Buenos Aires por invitación de un paisano de Mallorca: Bartolomé Sullana, se instalaron en Quilmes, en una casa de la calle San Martin entre Rivadavia y Alsina. Era un modesto negocio con una cardadora de lana, una mesa y una simple estantería que formaban todo el activo de la colchonería que fue fundada el 28 de mayo de 1913. Los Deyá eran oriundos del ayuntamiento Deiá de la isla Mallorca, España.
Con los años llegaron los dos hijos del matrimonio: Sebastián Roberto y José Deyá nacidos en esa misma dirección. La casa Deyá, estuvo en ese local hasta 1918, en que se instala en un lugar más amplio en la esquina San Martín y Alem. El próximo paso fue trasladarse a la calle Alem 114 en 1923, ampliándose nuevamente hacia 1930 en San Martin 636, utilizando el primer piso y planta baja, anexando amplios depósitos para las mercaderías en Alem y Moreno y en Alem N°75. Según una antigua factura de 1927 con la firma de Sebastián Deyá, cuyo membrete decía ¨La Catalana¨ su teléfono era U.T. 230 de Quilmes. Posteriormente fue la conocida Casa Deyá.

103_6722 103_6718Evolución
En el año noviembre de 1948 el ritmo de los negocios hacen necesario otro local de ventas: se inaugura un nuevo local de ventas, en el edificio de la calle Leandro N. Alem e Hipólito Yrigoyen. En este nuevo local se instalara la sección de muebles de estilo, modernos y clásicos, pianos tapicerías y regalos de alta calidad.
A esta inauguración asistieron el Sr. Guillermo White en representación del intendente municipal de Quilmes, el gerente del banco de Avellaneda; el gerente y el contador del Banco de la Provincia de Buenos Aires; las familias de Matassi, Carro, Rodríguez, Bicocchi, Segarra, Legresti , Cavanna, Colombo, Ferro, Castillo, Della Valle, Pezzi, Perozzi, Arribas, Albertazzi, Lavore, Roldan, Pose, Castelli, Ansaldi, Espino, Semeopale y los Señores Silvino Llaneza, Dr. Oscar Echelini, A. Córdoba, Domingo Malfatto. Mirri y Vietti, Dr. Raúl Bejarano, A. Garbibi, José Pérez de la Rocha, Raúl E. Bidart, Pedro Zanetti, Arturo Comoli, Tomas León, Francisco Rebole, Mario Pesce y otros.
El poder abastecerse de mercaderías para su principal rubro, el mueble en todos los estilos, mueve a la familia Deyá, con un buen criterio, a instalar una fábrica de muebles en la calle Nicolás Videla casi esquina San Martín.
Durante el año 1948, fueron dados alrededor de 4.500 créditos por un total de de 1.000.000 pesos moneda nacional.
Todo el esfuerzo relatado es coronado con la inauguración de la casa central en Rivadavia y Lavalle. Sebastián Deyá (Padre) falleció el 5 de octubre de 1959.
En 1966 se inaugura otra sede en la esquina de Rivadavia y Moreno.escanear0022 (1) 103_6719

Directivos
Sebastián Deyá incorpora a sus hijos Sebastián Roberto y José a la dirección de la firma familiar. Con posterioridad se incorporan los Hijos de Sebastián Roberto: Alberto y Norberto y al hijo de José, de nombre Horacio.
Don Juan Cavanna, nuevo socio del afirma.
Siendo casi un adolescente, en 1927, entró a desempeñarse en la firma el Sr. Juan Cavanna, quien demostró gran seriedad en cada una de las tareas de la empresa siendo nombrado socio en el año 1946, tras 20 años de servicio en casa Deyá.

Sucursales.
En Bernal
La sucursal, fuera de la ciudad de Quilmes, se instala en 1932. Más precisamente en la calle 9 de julio N°16/18, a metros de la estación ferroviaria de Bernal, en ese momento con muchas quintas señoriales. Su primer teléfono era U.T. 318 (Unión Telefónica) en 1939. Años después, en 1951 el teléfono era 202-0318.
Berazategui
La sucursal en Berazategui (en aquellos años era parte de Quilmes), fue instalada en la década del 50, en un local alquilado a la familia Zima en la calle 14, en aquel momento Guillermo Enrique Hudson N°315 y años más tarde denominada Gral. Juan D. Perón, donde funcionó la firma Muebles Zima. Esta sucursal de los Deyá, cerró en la década del ´80. Esa misma edificación hoy es parte de un conocido local de juegos.

Villa Deyá y la escuela de jardinería Municipal.
Sebastián Deyá compró y dividió una fracción de campos lindante con la localidad de Ezpeleta un poco antes de 1948. En la actualidad este nombre ya no existe porque en 1952 se cambió el nombre, por ordenanza municipal, a “Villa Antártida Argentina”.
No sólo la familia Deyá, dejó su marca en los negocios, sino que durante un tiempo existió “Villa Deyá”, que todavía se puede leer en los códigos postales del Correo Argentino.
La Sociedad de Fomento Villa Antártida Argentina, se encuentra ubicada en las calles Juan Cruz Varela entre Brown y Lavalle, en Quilmes.

Otra huella de los Deyá la podemos buscar en la Escuela Municipal Jardinería dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente, Higiene Urbana y Turismo de la Municipalidad de Quilmes, en la calle Don Bosco 457, Bernal que se llama “Enriqueta L. de Deyá”, una de las fundadoras de la mencionada escuela y esposa de Sebastián Roberto Deyá y madre de Alberto y Norberto Deyá.

Los Deyá y el Rotary Club de Quilmes
El Rotary Club Quilmes puede mencionar con orgullo que tuvo cuatro gobernadores de distrito entre sus socios: el doctor Francisco Labourt (1956-57), Roberto Sebastián Deyá (1966-67), el doctor Hernán Badano (1980-81) y el doctor Julián Blanco (2001-02).
Durante la presidencia de Sebastián Deyá, el Rotary dejó para Quilmes el Monumento a la Madre, que se erige en la plaza del mismo nombre sobre el pasaje Morel, lindero a la estación ferroviaria.
Sebastián Roberto Deyá también estuvo relacionado con el monumento en homenaje al indio Quilmes, que se erige en la avda. Otamendi, el camino hacia la ribera quilmeña. Sebastián hijo falleció el 17 de julio de 2003.

Deyá en el Museo Alte. Brown
103_6728La familia Deyá, tomo la decisión de donar elementos representativos de su primer local el 19 de marzo de 2005, a través del expediente 4091-21116-D-00 por intermedio de Alberto y Norberto Deyá.
Entre los elementos donados, se encuentran: una balanza para lana de dos platos, una radio Philco a válvula, una radio capilla de madera, el teléfono del negocio, dos correas o cinturones de mudanzas, un cardadora, una máquina de coser, un reloj de sereno, un reloj para marcar tarjetas, libros copiadores, placas del cincuentenario de la firma (1913-1963), fotos y facturas enmarcadas, Gallardete de las islas baleares, publicaciones en varios medios gráficos, un busto de Sebastián Deyá, varillas para colgar cuadros y muchas cosas más.
Gracias a ese gesto de la familia podemos reconstruir parte de la vida social de Quilmes.

 

Palabras finales:

103_6723He aquí la historia resumida de una familia de inmigrantes españoles, más específicamente de las islas Baleares, que vinieron a hacerse la América, con trabajo, esfuerzo y mucha dedicación. Todos sabemos de historias parecidas de abuelos, padres y familias, que con trabajo lograron éxito económico.
¿Pero qué pasaría hoy si una familia italiana, española o polaca, viniera al centro de Quilmes, y quisiera hacer lo mismo? ¿Tendrían el mencionado éxito?
Recordemos la situación del país en la época de esplendor de los DEYA, había consumo interno, había industrias.
Existió una política de sustitución de importaciones desde principios de la década del 30 del siglo XX, hasta la mitad de la década del 70. Incluso en gobiernos liberales o conservadores se mantuvo, con sus matices.

Por ejemplo el 20/05/1933, hace 83 años, con la ordenanza N°652, la Municipalidad de Quilmes eximió de impuestos a las industrias que se radicasen en el Partido. No tuvieron esa franquicia las que elaboraban bebidas alcohólicas, naipes y explosivos. Este hecho, determinó que Quilmes, fuese una potencia industrial, siendo el sexto distrito industrial en Argentina.
Ello motivó, una masa trabajadora que consumía y se mudaba a Quilmes donde encontraba el ansiado trabajo.
Recordemos a posteriori de la gran depresión del año 29, la gran caída de los precios de los productos exportables argentinos, como siempre eran los productos primarios como cereales y carnes, debido a la caída de demanda internacional a causa de la recesión y el gran desempleo mundiales.
Gracias al proteccionismo aduanero se incentivó a la industria nacional, ya que el modelo agroexportador no era redituable económicamente.
En 1932, se inauguraron La Junta Nacional de Carnes y de la Junta Nacional de Granos. Comienza el precio sostén.
En 1935 se creó el Banco Central de la República Argentina, cuyo fin en esa época era guiar al mercado financiero nacional y controlar el funcionamiento de los bancos.
La industria liviana fue fomentada en esta primera etapa, sobre todo en alimentos, textiles y metalurgia para maquinaria agrícola básica y artefactos del hogar).
Esto generó la aparición de pequeños y medianos empresarios de origen nacional y absorbió la mano de obra de los inmigrantes que se asentaron en las grandes ciudades, lo que favoreció el consumo interno.
La población migró de las provincias al gran Buenos Aires.
El estado tuvo un gran papel, con sus altibajos, hasta el golpe de 1976, donde se priorizó la especulación financiera, firmando el certificado de defunción de la industria nacional.
En este contexto creció Casa Deya. Hoy, sería imposible por las grandes empresas de electrodomésticos.

Ing. y Mlgo. Rodolfo Cabral

Bibliografía
Números extraordinarios de El Sol, 1948 y 1966.
Entrevista a Norberto Deyá, nieto de Sebastián Deyá.
Material del fondo “Deyá”, del Museo Municipal Histórico y Regional Alte. Brown, Bernal.

 

 

12 comentarios sobre “Casa Deyá: marca quilmeña que se diluyó en el tiempo.

  1. La sra. Enriqueta Deyá fué creadora E INSPIRADORA DE VARIOS CLUBES DE JARDINERÍA Y HORTICULTURA DE LA ZONA, A ELLA LE DEBEMOS EL DESARROLLO COMO ENTRETENIMIENTO Y PROFESIÓN DE ARREGLOS FLORALES DE QUILMES Y LA ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES.

  2. Que linda reseña! Solo una corrección, la primer fabrica estuvo en Videla 82 entre San Martin e Irigoyen, para los ochentosos donde funcionó Electric Circus, ahora un estacionamiento

  3. me emociona tanto ya que compre mi primer juego de dormitorio en el ano 1967 antes de casarme soy quilmena yy orgullosa de ese comercio

  4. Hermosa historia muy bien narrado, me emocionà y recuerdo a mis suegros con sus 2 hijos que llegaron de Italia y trabajaron de sol a sombra, los chicos uno mi marido a traves de loa años iban al colegio a la mañana, mi cuñada ayudaba en la casa a mi suegra que cosia desde las 6 hs, hasta las 20 hs y el varon ayuda al padre en la curtiembre. Asì llegaron la mayorìa de los inmigrantes. Trabajnado duro para comprar la casa y agrandar la pequeña industria-

  5. ORGULLOSO DE LA NOTA Y LA FAMILIA QUE FORMARON MIS
    ABUELOS…MIS PADRES , NOSOTROS ..Y AHORA NUESTROS
    HIJOS Y NIETOS.
    GRACIAS POR LA NOTA…UN RECUERDO DE NUESTRO QUERIDO
    QUILMES
    NORBERTO DEYA Y FAMILIA

  6. Gracias por la nota. Un orgullo. la enseñanza recibida y el ejemplo de vida y sacrificio de mis abuelos, tios y papa(Coco) me llenan de emocion y agradecimiento.

  7. Que linda y merecida nota para “Casa Deya” Eslabón muy importante de nuestro querido Quilmes, conservo muebles comprados en la década del 70 en la esquina de Lavalle y Rivadavía.. Deya, gente linda de Quilmes..

  8. Hermosos recuerdos tengo de la casa Deya…desde pequeña fui con mi papa que tenia crédito allí y compramos muebles y mi primer equipo de música…el slogan, desde ya a Deya..

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *