home Escritos, Quilmes Tres panaderías centenarias y la familia González.

Tres panaderías centenarias y la familia González.

Compartir

Largo tiempo atrás, recibimos un mensaje de Maria Laura Garrido y su mamá, Lidia González. Además de contarnos acerca de tres panaderías emblemáticas de Quilmes, nos dejaban una inquietud: que el edificio de una de ellas, que estaba en venta en ese momento,  se mantuviera en pie. Se habían ya demolido muchas casas de gran valor arquitectónico y patrimonial.

Finalmente la panadería sigue existiendo. Y ojalá, dado su valor histórico, siga por muchos años más.

Compartimos en esta nota historias y vivencias de esas  tres panaderías ligadas a una familia, los González. Incluyo algunas fotos que tomé del interior de la más antigua en el año 2017, gracias a la amabilidad de su actual dueño.

El desembarco

Angele Lambois, de 9 años, desembarcó en el puerto de Buenos Aires  el 9 de marzo de 1889 junto a su padre León, su madre y  cinco hermanos Julie, Louis, Matilde, Eloi y Camilia.  Nacidos en la región de Lille, Francia, viajaron en el  vapor Dom Pedro que había partido del puerto de Le Havre en la Normandía Francesa.
Once años más tarde, Angele, ya convertida en Ángela, paría en Quilmes a su primer hijo que fue llamado León, como su abuelo.
Había conocido a otro inmigrante, Paulino González, nacido el 14 de marzo de 1875 en San Saturnino el Ferrol Coruña y llegado de Galicia  a Argentina en el mismo año que ella, 1889.

cañon de oro abuelo
Paulino González
cañon de oro abuela
Ángela con su primer nieto.
El Cañon de Oro x 2

Juntos, construyeron y llevaron adelante, ya desde antes del nacimiento de León, una panadería.  Se llamó el Cañón de Oro y  hasta el día de hoy se ubica en la esquina de las actuales Garibaldi y Cevallos en Quilmes.

Al mismo tiempo que trabajaban en El Cañón, compraron una segunda panadería (a la que denominaron también El Cañón de Oro) en Garibaldi y Lavalle, Quilmes centro. En ésta nacieron sus siguientes 9 hijos. Lidia recuerda a su padre Raúl nacido en 1917, Camelia en 1916, Alberto en 1921,  María, Julia, Enrique, Luis y un varón que falleció a los 3 años de muerte súbita.

Lidia rememora  el árbol de navidad que armaba la familia Roverano, amigos de su abuelo. Tan grande era que debían acudir a la ayuda de los bomberos para adornar el pino.

El Modelo

Cuando  los hijos de Paulino crecieron, vendieron esta segunda panadería de Lavalle y Garibaldi. Ya habían construido, en 1916, la panadería El Modelo sita en la calle 12 de octubre y Bernardo de Irigoyen.
-Era El Modelo en La Colonia-  sonríe Lidia, aludiendo al barrio.

El hijo mayor, León, quedó a cargo de El Cañón de Oro de Cevallos  y Raúl junto a 4 de sus hermanos, a cargo de El Modelo.
En esta última panadería falleció Ángela en 1928 y también  don Paulino, el  23 de julio de 1947 a la edad de 72  años. Fue a causa de un ataque al corazón y se encontraban en ese momento trabajando  algunos de sus hijos  y María Venturino, su futura nuera y madre de Lidia.
Pasó el tiempo y, siendo ellos ya mayores, siguieron con El Modelo Lidia y su tío Alberto González.
En el año 1986 la panadería fue vendida y ya no perteneció más a la familia.
En cuanto a El Cañón de Oro primitivo, León siguió por un tiempo y luego, amargado por una desgracia personal, dejó el comercio al hijo de una hermana, Eduardo Castro.
La única hija de León falleció en un accidente de auto. Era Camelia González. Fue profesora de 14 materias en el colegio Inmaculada y un aula de dicha escuela lleva su nombre.
La propiedad siguió siendo de Eduardo y se alquiló años mas tarde el fondo de comercio aunque siguió siendo por un tiempo la marca González.

En la cuadra de la panadería

Tanto el Cañón de Oro como El Modelo siempre se especializaron en la fabricación artesanal de galletas – marineras y otras variedades – y el típico pan dulce  famoso en Quilmes
La receta de este  pan dulce era el gran secreto del abuelo Paulino y fue Alberto González el último en tenerla.

En El Modelo, fueron  uno de los primeros en fabricar galletas en serie que se vendían sueltas en la panadería.

– Por un lado entraba la masa y por el otro salían las galletitas, calentitas y yo esperaba para comerlas-  añora Lidia.

Una de esas maquinas, que moldeaba galletitas de distintas formas, todavía funciona. Raúl y los hermanos la vendieron a la fábrica de alfajores Sueños de Mar en Mar de Ajó. El lector que pase por ahí (cuando finalice la cuarentena) tal vez encuentre esa máquina de El Modelo funcionando.

Lidia cuenta que siempre utilizaron masa madre como fermento, trabajaban por la noche y el pan salía por la mañana temprano. En El Modelo había dos hornos, uno a fuel oil y a leña.  Según los tiempos, se utilizaba lo que había disponible.

El otro era a gas y, después de alguna refacción, es el que está en funcionamiento.  Siendo Lidia muy chica, iba a pedido de su tío Alberto a encender ese horno a la tarde. De un caño grande salía el gas, lo encendía y luego de unos momentos cerraba y comenzaba a calentarse todo el interior.
María Laura, hija de Lidia,  recuerda pasar a las 8  para llevarse alguna factura recién hecha, calentita, a la escuela.

-En la época de las fiestas, trabajaba toda la familia. La receta del Pan dulce de Paulino era casi tan famosa y secreta como la de la Coca Cola, las chicas íbamos a las 5 de la mañana a envolver pan dulce. Y cada nieto y bisnieto tenía su pan dulce chiquito personalizado.
¡Era costumbre del abuelo Paulino!

Silvia Marmori

Gracias a Lidia González y a María Laura Garrido y también a Rodolfo por  los datos de la llegada de Angele y familia. 

7 comentarios sobre “Tres panaderías centenarias y la familia González.

  1. GRACIAS POR EL APORTE A UNA HISTORIA TAN LINDA DE TRABAJO Y ESFUERZO DE MIS BISABUELOS ABUELOS TIOS MI MADRE MI HERMANA Y YO
    ETERNAS GRACIAS Y QUE ESTA HISTORIA NO SE PIERDA Y SIRVA DE EJEMPLO EN ESTOS MOMENTOS QUE EL TRABAJO ES TAN NECESARIO

  2. ETERNAS GRACIAS A LA SRA SILVIA MARMORI POR HABERME ESCUCHADO AQUELLA PRIMERA VEZ CUANDO LE ESCRIBI CONTANDOLE LA SITUACION Y CONTANDOLE LA URGENCIA PARA IMPEDIR QUE DESAPARECIERA LA HISTORIA DE LA PANADERIA Y TAMBIEN LA HISTORIA DE LA FAMILIA EN SUS COMIENZOS
    ETERNAMENTE AGRADECIDA
    MARIA LAURA GARRIDO

  3. Hermosa historia de la panadería de mi cuadra……los que nacimos en el barrio….no dejamos de asistir….es un poco el recuerdo permanente….día tras día.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *