home Editorial, Escritos Sólo el Pueblo puede aprender de las lecciones de la Historia

Sólo el Pueblo puede aprender de las lecciones de la Historia

Declaración de Pueblo Kilmes

Foto publicada por la Radio de la Universidad Nacional de La Plata.
Foto publicada por la Radio de la Universidad Nacional de La Plata.

El actual Presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Arnoldo Sturzzeneger, ha dicho hace poco: “El lugar hacia el que vamos no hace falta tener historia”.  Se refería así al cambio de nuestros históricos billetes de próceres por el de diversos animales de nuestra fauna autóctona.
Borrar nuestras historias, la Historia.  Borrar nuestras identidades con todos nuestros claros y oscuros.  La oligarquía financiera parece haberse largado en carrera para destruir nuestros símbolos nacionales con tal de salvar otra vez su avaricia, y angurrientos depredadores intereses, sometiendo la Nación toda desde adentro como cipayos a los amos de afuera.  Así nos informan las noticias acerca de las negociaciones para volver al “salvataje” financiero que nos daría el Fondo Monetario Internacional (FMI), después de una crisis autoinfligida, autoprovocada.  Volver a adorar otra vez al becerro de oro, prosternase ante la bestia que comió el hígado de la patria, como lo hizo en otras oportunidades y lo hemos visto también en otros países, desde que en 1955, luego del derrocamiento de Perón, la Argentina adhirió a ese organismo financiero multinacional -pero dirigido por EEUU y los buitres que se esconden detrás de su escudo-.  Fuimos en aquel entonces los últimos en adherirnos, y hoy somos los primeros en resucitarlo luego de su total y absoluto desprestigio mundial, sobre todo después de los episodios de Grecia.  Y así estamos, una y otra vez, tropezando con la misma piedra.  Si nos remontamos más atrás aun desde el primer préstamo otorgado por la City Londinense al Gobierno de Bernardino Rivadavia en 1824 por la Banca Baring Brothers, que nunca se aplicó al país pero tardamos 80 años en devolver. Está para nosotros más que claro que esta renovada decisión de volver a someternos a las condicionalidades del FMI, desde la vieja pero vigente City Londinense, Wall Street , y otros tenedores del dinero global, no podrá traer ningún crecimiento próspero ni sostenido, sino más profundo miseria, caos social, pérdida de riquezas nacionales, destrucción de capital, desocupación masiva, y desintegración nacional.

Ya lo vivimos.  Ha quedado grabado en los genes de nuestra Historia y conciencia popular. Dependencia y pérdida de soberanía.

Desde Pueblo Kilmes, que hemos nacido como una agrupación histórico-cultural local y regional, que no pertenece a ningún Partido Político, pero reconoce sus fuentes en el movimiento nacional, popular y democrático, rechazamos este rumbo destructivo para la Patria y queremos hacer un modesto llamado a todos aquellos ligados también a estos asuntos: historiadores locales, profesionales de diversos ámbitos, cámaras de comercio e industria, iglesias, organizaciones sindicales, etc., a responsabilizarse de la grave situación a la que nos están llevando, a no hacerse los distraídos, a no quedarse callados ante este rumbo de latrocinio que nos espera.  La Historia nos ha enseñado a los golpes y muchas veces de manera terrible hacia donde nos lleva todo esto.

Somos un país de próceres -desde ya, con sus claros y oscuros-, no de animales por más bellos que sean de nuestra geografía natural.  No somos pura naturaleza.  Somos Naturaleza e Historia.  Tenemos Memoria.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *